"La gente que es escuchada por su jefe es más fuerte":Tal Ben-Shahar

El experto en liderazgo estuvo en Bogotá invitado por el World of Business Ideas (WOBI).

Tal Ben-Shahar, invitado de World of Business Ideas (WOBI)./Edwin Bohorquez.

Tal Ben-Shahar es buen orador. Habla, con cifras en mano, del liderazgo positivo, de crear las condiciones para el crecimiento de las personas y de las empresas, de la sociedad en pleno. Lo hace en la universidad de Harvard, habitualmente, donde es docente de sicología positiva y felicidad, pero también desde el Wholebeing Institute, organización que dirige y en donde el foco educativo está en ayudar a las personas y sus grupos de interés a vivir su vida al máximo.

Invitado a Colombia por el World of Business Ideas, WOBI, y foros El Espectador, Tal Ben-Shahar habló del liderazgo positivo. "Para ser buen líder hay que ser buena pareja". Se refiere a que los líderes no andan solos y tampoco lo logran todo ellos mismos, necesitan una buena pareja de trabajo, porque considera que es fundamental el papel del liderazgo individual a la hora de impulsar el desempeño y la estrategia de las organizaciones. Donde cada uno pone lo suyo, lo mejor.

El conferencista habló de la importancia a la hora de identificar a las personas que trabajan en una compañía, porque los buenos líderes son aquellos que saben identificar las fortalezas de los integrantes de sus equipos. "La gente no entiende muy bien qué es la fortaleza, menos cuáles son sus fortalezas. A cerca de 1,1 millones de personas de 63 países se les preguntó qué cree que le va a gustar más: saber sus fortalezas o sus debilidades. La gente respondió que las debilidades. Y la gente está equivocada. Le dijeron entonces a la gente que se enfoque más en sus fortalezas. Que se responda en qué es bueno. Qué le da a usted esa fortaleza. Qué le da energía".

Y, acto seguido, habló de la misma encuesta: "Le preguntaron también a la gente si tiene la oportunidad de usar sus fortalezas en el trabajo. Y la mayoría dijo que no".

Entonces empezó a hablar de una palabra muy escrita últimamente: estrés. "Entre los mejores líderes el estrés no es un problema, nos hace más fuertes, mejores padres, mejores individuos. Cuando van al gimnasio está estresando sus músculos. Y lo hacen a diario. Y lo hacen por seis meses y un año. El problema no es el estrés en sí mismo, el problema es cuando usted se lesiona. El problema es la falta de recuperación. Ya sea en el ejercicio o en el trabajo. Uno está creado para manejar el estrés. Antes había tiempo para la recuperación. Hoy estamos corriendo todo el tiempo. Estamos cenando y con el celular en la mano o el TV. Eso no es recuperación. Está bien apagar el celular. Esa es una forma de recuperarse. Eso hacen los mejores líderes".

Y recordó las teorías básicas de la medicina, como aquella de que "se es más productivo después de dormir bien. Cuando los bebés no duermen les da rabia. Es lo mismo. Eso es lo que hacen los mejores. Incluso tomar vacaciones. La cabeza máxima del JP Morgan decía que podía hacer el trabajo de un año en 9 meses y no en 12. Que había que recuperar el tiempo, recrearse y ser más felices". A eso se refiere. A que no es posible eliminar el estrés en el mundo de hoy "y más si se quiere ser exitoso. La clave no es eliminar el estrés, es manejarlo".

Entonces soltó otra de sus recomendaciones adquiridas desde la academia. La absorción. Y contó el resultado de otro estudio. "Quienes habían meditado ocho semanas estaban más tranquilos, eran más felices, estaban más saludables, eran más exitosos y su cerebro había cambiando después de ese programa de meditación. Meditaban 45 minutos al día. Sin embargo, y cuando se les preguntó a otros, no había diferencia entre aquellos que meditaban 15 o 45 minutos al día. No importaba el tiempo. Importaba que meditaran. Si usted es consciente de estar comprometido con ello, se está beneficiando".

Le sumó una de las prácticas modernas que aún no han sido puestas en práctica por muchos líderes. "La gente que es escuchada por su jefe es más fuerte. Los niños que son escuchados por sus padres son más fuertes.
Hagan mucho mindfulness, se puede hacer con experiencias ordinarias y volverlas extraordinarias. Muchas organizaciones ya lo están aplicándolo".

Habló de positivismo y autenticidad, que son dos condiciones que tienen los mejores líderes. "Podemos enfocarnos en las mejores cualidades de la gente", advirtió.

Y además habló de un comportamiento regular en las empresas. "Hay estudios que nos muestran que hay gente que ve su puesto de trabajo como un deber. Espero que llegue el viernes. Otros miran a su trabajo como una carrera: su meta es hacer dinero y un ascenso. Hay otros que lo ven como algo que llena su propósito. Es su significado".

Para él, "es posible encontrarle sentido a todo lo que hacemos. Todo puedo verlo como una inversión. Estar con mis hijos puede ser una obligación o lo puedo ver como un privilegio. Esto para decir que "las mejores personas encuentran un verdadero significado en lo que hacen día a día". Eso es, aseguró una y otra vez Ben-Shahar, lo que necesita la gente para adoptar un liderazgo diferencial de largo plazo.

Temas relacionados