Gobierno preocupado por caída de las exportaciones colombianas

Minhacienda atribuye este fenómeno a la desaceleración de Europa, bajo crecimiento de Estados Unidos y caída de Japón.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, indicó que en el Gobierno hay preocupación por la caída que mostraron las exportaciones en julio, resultado de la desaceleración económica de Europa, el bajo crecimiento de Estados Unidos y el freno de la economía del Japón.

En julio de 2012 las ventas externas del país disminuyeron 4,0% frente al similar mes de 2011 al pasar de US$4.890,4 millones FOB (libre a bordo) a US$4.693,5 millones FOB.

La información revelada por el Dane indica que la caída de las exportaciones colombianas en julio fue provocada por una disminución de 13,1% en las exportaciones de combustibles y productos de las industrias extractivas.

Dijo que las medidas de intervención cambiaria anunciadas por la Junta del banco central, la semana pasada, “tienen una relación con lo que está pasando en el sector exportador colombiano, porque lo que buscan es evitar una sobrevaloración del peso, una decisiva apreciación de nuestra moneda con el ánimo de mantener dinámico el sector exportador”.

El ministro de Hacienda aclaró que no todas las exportaciones están teniendo la misma debilidad. Explicó que la caída de 4,0% en julio se debe en parte a lo que ha pasado con las exportaciones minero energéticas, especialmente en materia de precios donde ha habido una disminución muy pronunciada en las cotizaciones de “nuestro minerales de exportación como es el caso del níquel y del carbón”.

Destacó que contrario a este comportamiento, hay otros rubros de venta externa que están en un buen momento, en particular los que dependen del intercambio con Venezuela. “Hemos tenido un comportamiento muy saludable de las exportaciones a Venezuela con tasas de crecimiento elevadas a lo largo de este año”, dijo Cárdenas.

Manifestó que pese a que el panorama general de las exportaciones no luce bien “hay mercado que han estado muy dinámicos como es el caso de Venezuela y de Ecuador.