Gobierno venezolano descarta una nueva devaluación del bolívar

Según los expertos, la falta de dólares en el aparato productivo es una de las causas de la escasez cíclica de insumos básicos en Venezuela.

Archivo El Espectador

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, descartó que su gobierno planee realizar una devaluación de la moneda, el bolívar, luego de que ya se realizara en febrero en casi un 32%, en un país con un férreo control cambiario desde 2003.

"¿Que hay un rumor de devaluación? 'pac' métale un 'jack', derrótenlo, deseséchelo, acábelo", dijo Maduro durante un encuentro con jóvenes transmitidos por la televisión oficial, agregando que "aquí lo que viene es el fortalecimiento de la moneda venezolana, fortalecimiento de la economía".

En febrero, el gobierno devaluó el bolívar casi un 32% al pasar su valor de 4,3 a 6,3 bolívares por dólar, lo que causó un incremento de los precios en el país, que registra una inflación de 12,5% en lo que va del año y de 20,1% en 2012, la mayor de América Latina.

A la par de la devaluación, el gobierno creó un sistema alternativo, el Sicad, para que los empresarios adquieran dólares a través de un sistema de subastas, que para los analistas implicó una segunda depreciación del bolívar en menos de dos meses.

Debido al control cambiario, los venezolanos deben realizar engorrosos trámites ante la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para adquirir dólares, que también se venden en el mercado paralelo, pero hasta casi cinco veces por encima de la cotización oficial.

Según los expertos, la falta de dólares en el aparato productivo es una de las causas de la escasez cíclica de insumos básicos en Venezuela. En las últimas semanas, los venezolanos han sufrido las escasez de papel higiénico.

El pasado viernes, el Banco Central de Venezuela (BCV) informó que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se desaceleró en el primer trimestre del año, al registrar un incremento de 0,7%, muy por debajo del 5,9% que registró en igual periodo de 2012.

A mediados de mayo, el gobierno admitió que en 2013 será "difícil" cumplir las metas de inflación, que inicialmente fijó entre 14 y 16%; y de crecimiento del PIB en 6%.