Grecia, enfrentada con sus acreedores

Estimativos del Fondo Monetario Internacional señalan que el sector bancario necesita casi 20.000 millones de euros.

Una vez más los habitantes de Atenas salieron a protestar por la crisis del sector bancario en Grecia./ EFE

El gobierno de Grecia y los acreedores de su rescate están atrapados en un nuevo enfrentamiento con respecto a la salud del sector bancario de ese país. Atenas sostiene que su sistema financiero requiere de menos de 6.000 millones de euros de capital nuevo, mientras los monitores internacionales insisten en que necesita por lo menos tres veces esa cantidad.

El estimativo de 6.000 millones de euros fue calculado por el banco central de Grecia luego de un muy esperado análisis privado por parte de BlackRock, y le fue entregado a los monitores de la llamada “troika” de acreedores internacionales, poco antes de su llegada a Atenas el lunes, para retomar conversaciones con respecto a la última revisión de su programa de rescate.

La revisión, que es en la que más desacuerdos se han presentado durante más de un año, debía completarse en septiembre, pero los funcionarios de la troika dicen que se ha completado menos de la mitad de los compromisos de la reforma económica hechos por el gobierno de Grecia. Su regreso a Atenas el lunes es su primera visita en dos meses.

La disputa con respecto a la necesidad de recapitalización de los bancos corre el riesgo de sumar un nuevo y explosivo punto de contención entre ambos bandos, pues tendrá un efecto directo en si Atenas necesitará un tercer rescate internacional a finales de este año, cuando se acaben los 10.100 millones de euros de financiación de la Unión Europea, bajo el actual acuerdo de rescate de 172.000 millones de euros.

El gobierno de Grecia tenía la esperanza de acceder a unos 10.000 millones de euros en efectivo que había en su fondo de rescate bancario, para pagar otros gastos del gobierno. Esto hace parte de su estrategia para evitar un tercer rescate. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó el año pasado que el actual rescate tiene una deficiencia de 15.000 millones de euros en efectivo durante los próximos dos años.

Si Atenas debe utilizar todo el efectivo que queda en su fondo de rescate bancario para recapitalizar su sistema financiero, tendrá que llenar el hueco económico con nuevo dinero, lo cual desencadenaría un tercer rescate.

Según los altos funcionarios de la troika, la disputa se ha vuelto tan dura que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha amenazado con publicar sus propios estimativos de lo que necesita el sector bancario, que arrojan casi 20.000 millones de euros.

Esto si Atenas insiste en la cifra de 6.000 millones de euros.

El Banco Central Europeo (BCE), que según los funcionarios arroja estimados similares a los del FMI, también presionó para que Grecia diera una mirada más cuidadosa a sus conclusiones. El BCE, que más adelante este año asumirá la supervisión bancaria de la Unión Europea, está preocupado por el tema de que la evaluación de los bancos de Grecia esté a la altura de su muy anticipada revisión para toda la Eurozona, que tendrá que estar lista antes del fin de 2014.

“El BCE necesita una cifra significativa para dar la señal de que su evaluación comprehensiva de los bancos será sólida”, dijo Mujtaba Rahman, director de análisis europeo en el Grupo Eurasia de consultoría de riesgo. “Pero hay tan sólo una cantidad limitada de dinero para el rescate y los parlamentarios ciertamente no comprometerán dinero nuevo antes de las elecciones europeas de mayo”.