Grecia necesita 3.800 millones de euros para su rescate este año

Hay poco espacio de maniobra para eliminar deudas al Fondo Monetario Internacional o al Banco Central Europeo. Atenas sólo está a la espera.

Los ministros de Finanzas de la Eurozona se reunieron el miércoles por primera vez, como un grupo, con sus nuevas contrapartes de Grecia. Sus posiciones son más lejanas que nunca con respecto a qué hacer para rescatar al país.

No obstante, hay algo que no se puede discutir en el impasse actual entre Atenas y sus acreedores: sin importar cuál sea el resultado de la ronda más reciente de conversaciones: Grecia necesitará otro paquete de rescate este año, y puede ser grande.

Los funcionarios de la Eurozona dicen que tanto Yanis Varoufakis, el nuevo ministro de Finanzas de Grecia, como el primer ministro Alexis Tsipras, lo han reconocido en privado.

Hace tan sólo cuatro meses se creía que Atenas podría evitar otro rescate a gran escala de la Unión Europea y tomar en cambio una línea de crédito. Parecía en ese momento que el gobierno de Grecia estaba avanzando en su intento por convencer a los mercados de crédito de que financiaran sus necesidades fiscales.

Ese ya no es el caso. Los funcionarios de la Eurozona son entendiblemente reacios a estimar el tamaño de otro rescate a Grecia, y no sólo por motivos políticos. El tratar de adivinar cuánto va a necesitar Atenas sin revisar la contabilidad de Grecia es una hazaña llena de dificultades, en especial si los ingresos tributarios han comenzado a secarse, según se ha informado, y si han pasado meses desde el último análisis a gran escala hecho por los miembros de la troika (compuesta por la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo).

Sin embargo, un análisis veloz muestra que un nuevo rescate a Grecia podría llegar a una cifra tan alta como 38.700 millones de euros, si los planes de Varoufakis, que se presentaron el miércoles en la noche, se adoptan en pleno. Los funcionarios de la Unión Europea ya tienen dudas de si los 18 pares de Grecia en la Eurozona están listos para desembolsar esa cantidad de dinero, dado el rencor actual.

En la última revisión de rescate, hace casi un año, el Fondo Monetario Internacional estimó que el rescate actual a Grecia ya estaba corto por 12.600 millones de euros.

Esto aumenta a 14.400 millones de euros si se le suman los 1.800 millones que faltaban en la porción de la Unión Europea, que hacen parte del rescate actual de 172.000 millones de euros, y que desaparecerán si Atenas permite que el rescate venza al final de mes, como insiste que hará. El nuevo gobierno también ha insistido en que detendrá un programa de privatizaciones motivadas por el rescate. Asumiendo que un nuevo rescate cubra los próximos tres años (como sucedió con los últimos dos), esto es una pérdida de 8.500 millones de euros, llevando el precio a 22.900 millones de euros.

Luego, el gobierno quiere tener un excedente primario más pequeño (antes de los pagos de intereses) que su antecesor. Según los documentos del Fondo Monetario Internacional, un excedente de 1,5% del producto interno bruto implicaría que Atenas tendría que encontrar 14.900 millones de euros adicionales durante los próximos tres años, presumiblemente de dinero para el rescate. Esto lleva el total que Grecia necesita a 37.800 millones de euros.

El gobierno ha argumentado que parte de estas nuevas deudas podrían caer al reducirse la cantidad que Atenas debe pagar cada año por los intereses sobre los préstamos de rescate. No obstante, hay poco espacio de maniobra para eliminar deudas al Fondo Monetario Internacional o al Banco Central Europeo. Además, no se suponía que Grecia debía pagar intereses a sus acreedores de la Eurozona en 2015 o 2016, bajo las reglas anteriores.

Así que un tercer rescate podría llegar a 37.800 millones de euros, y esto en el mejor de los escenarios posibles, pues está basado sobre supuestos anteriores, pero ya desactualizados, de recibos tributarios saludables y un sólido crecimiento económico.

Podría ser una cifra incluso más alta si se excluye al Fondo Monetario Internacional de un tercer rescate, como lo quisieran Atenas y otros funcionarios de la Comisión Europea. El Fondo Monetario Internacional aún debe desembolsar 16.000 millones durante el próximo año, y es dinero que la Eurozona tendría que reemplazar.

 

últimas noticias

¿El bitcoin confirmó que era una burbuja?

Tesla abriría su primera tienda en Sudáfrica