Grecia seguirá en el euro a toda costa

Lo advirtió el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble. Continuarán con la moneda única, más allá del resultado del referendo del domingo, cuando decidirán si aceptan o no las condiciones del FMI en materia de austeridad y los programas de rescate.

En Atenas los griegos tienen restricción en sus retiros de efectivo. / Bloomberg

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, dijo a los legisladores en Berlín que Grecia permanecerá en el euro por el momento si los votantes griegos rechazan la austeridad en el referéndum programado para esta semana, de acuerdo con tres personas presentes.

Schaeuble también dijo que el Banco Central Europeo hará lo que sea necesario para proteger el euro si los griegos votan en contra de los términos de rescate en el referéndum del 5 de julio, según dijeron las personas, que participaron en la reunión a puertas cerradas del martes y pidieron no ser identificadas debido al carácter privado de la reunión.

La postura de Alemania sugiere que los responsables de las políticas en Berlín están preparándose para que los griegos rechacen la oferta de los acreedores de una ayuda continua para el país más endeudado de la Eurozona. Schaeuble dijo en el evento que Grecia podría ser capaz de utilizar unos 32.000 millones de euros (US$36.000 millones) en fondos de respaldo de la Unión Europea para impulsar su economía, de acuerdo a los participantes.

“Nuestra meta sigue siendo mantener a Grecia en el euro, sin importar el resultado del referéndum”, dijo por teléfono Antje Tillmann, legisladora para la Unión Demócrata Cristiana de la canciller alemana, Ángela Merkel. “La elección de permanecer o salir de la Eurozona depende sólo de Grecia”.

Una portavoz del Ministerio de Finanzas no quiso hacer comentarios debido a la privacidad de la reunión parlamentaria.

Todos los fondos de estímulo económico de la UE para Grecia están “todavía disponibles, obviamente”, dijo Merkel en una rueda de prensa el lunes. “También estamos dispuestos a ayudar en la medida que Grecia lo necesite”.

El gobierno griego “no será capaz de destruir a Europa”, dijo Schaeuble por televisión el lunes. “Grecia se encuentra en un momento difícil. Pero haremos todo lo posible para mantener estable a Europa”.

La paradoja: Grecia cae e Irlanda sube

Pero Europa es de tonalidades. Unos suben y otros bajan. Mientras Grecia vuelve a caer en recesión, Irlanda se encamina al tercer año consecutivo de crecimiento económico. Las exportaciones irlandesas a países de fuera de la región del euro representan el 66% del Producto Interno Bruto, lo que duplica el 33% de Alemania, según IBEC, que representa a los exportadores irlandeses.

El rendimiento de los bonos del gobierno irlandés a diez años bajó de 14,2% en julio de 2011 a 1,6%. El rendimiento del bono griego a diez años subió a 14,74% en Atenas el lunes y es el más alto desde diciembre de 2012.

La caída del euro impulsada por Grecia apuntaló las exportaciones y llevó más turistas a Irlanda. Los visitantes de los primeros cinco meses de 2015 aumentaron 12% con relación al mismo período del año pasado, muestran las estadísticas del gobierno.

“En 2015 el sector irlandés del turismo debería verse beneficiado por la debilidad del euro, en particular frente al dólar y la libra esterlina, lo que atraerá a más turistas de Estados Unidos y el Reino Unido”, aseguró Alan McQuaid, economista de Merrion Capital de Dublín.

Mientras los griegos observan cómo, una vez más, su dinero está restringido y llegan menos turistas por temor a no poder sacarlo de un cajero, en Irlanda están con las puertas abiertas esperando algo más que sólo a los viajeros.