Guerra interna impide creación de al menos un millón de empleos, revela estudio

"Los dividendos de la paz podrían ser de 1.77 puntos adicionales de crecimiento para la economía colombiana", destaca informe presentado en pagina web de Planeación.

Archivo El Espectador

La guerra interna que vive el país desde hace más de 50 años le ha puesto freno de mano al crecimiento de la economía, nacional, departamental y municipal. Diversos estudios consideran que el crecimiento del PIB (producto interno bruto) habría caído alrededor de un 2% entre 1980 y el año 2000 como consecuencia de la intensificación del conflicto armado y más recientemente otro estudio mostró que el país pudo haber deja de crecer 0,6 puntos porcentuales entre 1988 y 2011.

El informe "Crecimiento económico y Conflicto Armado en Colombia", presentado en la página web de Planeación Nacional y elaborado por el exdirector del DNP, Mauricio Santa María, lo mismo que por Norberto Rojas y Gustavo Hernández, destaca que "al analizar el fenómeno sectorialmente se observa que la economía podría crecer 0.8 puntos porcentuales adicionales si se disminuye el gasto en seguridad privada un 70%".

Este es un aspecto que no ha tenido mucha difusión: los gastos en seguridad en que incurren las empresas para cuidar a sus ejecutivos y las mismas factorías. Destaca el estudio mencionado que una disminución del conflicto y una caída en los gastos de seguridad, se podría traducir en "la creación de más de un millón de empleos al término de una década".

Los autores consideran que una disminución de "los dividendos de la paz podrían ser de 1.77 puntos adicionales de crecimiento para la economía colombiana al contabilizar los efectos de los dos ejercicios realizados". Esto está relacionado con "la tasa de homicidios y los eventos terroristas", que forman parte del conflicto interno que desangra el país.

Son conscientes de que en el informe apenas se "explora algunos de los efectos positivos de la disminución del conflicto armado en Colombia", pero "hay muchos aspectos que escapan a los resultados del estudio".

Dentro de estos aspectos consideran las expectativas de los empresarios en caso de tiempos sin guerra interna. Mencionan los resultados de una encuesta realizada por la Universidad de los Andes en 2008 donde se reflejan los efectos del conflicto armado sobre el sector privado doméstico.

Dice el muestreo que "tres cuartas partes de los encuestados declararon que, en ausencia de conflicto, invertirían más en productividad, en innovación y en emplear a más trabajadores, lo cual se traduciría en mayor crecimiento económico".

"En el primer año habría un incremento modesto que implicaría un incremento de 2,239 ocupados frente a un escenario en que no existiera el conflicto; no obstante, esta diferencia se va haciendo cada vez más grande y al cabo de ocho años el escenario la disminución del conflicto representaría 1,37 millones de ocupados adicionales...", anticipan los autores del estudio.

Una disminución considerable del conflicto interno implicará que "los beneficios directos" aportarán al crecimiento del PIB 0.97 puntos y de forma indirecta "un crecimiento de 0.8% del PIB". Dicen los autores del estudio que la disminución del conflicto armado "implicaría un crecimiento de 1.77 puntos porcentuales por encima del PIB que se tendría al seguir con los factores de violencia como se encuentran".

Terrorismo y homicidios

Con una baja en la intensidad del conflicto interno se espera la caída en el número de atentados terroristas y la tasa de homicidios. Precisa el informe que una disminución en "la tasa de homicidios aumenta en 0.11 puntos porcentuales el PIB municipal per cápita, mientras que para los eventos terroristas este aumento es de 0.1 puntos porcentuales".

"Si la tasa de homicidios disminuye en un 50%, esto es, pasar de una tasa de 65.7 homicidios a 32.8 homicidios por cien mil habitantes, esto implica que el PIB municipal crezca en promedio 0.57 puntos porcentuales, más de lo que crecería si esta se hubiera mantenido constante", explica el informe.

En cuanto a los actos terroristas y su incidencia sobre la economía, los autores del informe consideran que "una reducción a la mitad de los eventos terroristas, esto es una disminución de 9.181 eventos, conlleva un crecimiento promedio de 0.4 puntos porcentuales más de lo que crecería si estos se mantuvieran constantes".

Afirman que "una disminución de la violencia, tipificada aquí como tasa de homicidios y eventos terroristas, a la mitad es acompañada por un aumento de 0.97 puntos porcentuales del PIB".

Santa María, Rojas y Hernández dicen que "el que la tasa de homicidios y eventos terroristas disminuya un 10.0%, hace que el PIB municipal crezca 4.6%, lo cual implicaría que duplicar la tasa de crecimiento tomaría 19 años", pero si esos efectos fueran nulos "el producto podría crecer un 6.4% con lo cual, duplicar el producto per cápita, tomaría alrededor de 14 años".

[email protected]