Guiños fiscales al mercado

La reforma tributaria contempla modificaciones a la actividad bursátil como la exención a los primeros $5.000 millones de utilidades que los ‘traders’ acumulen en su operación anual.

La propuesta señala que los primeros $5.000 millones de ganancias anuales estén exentas de impuestos. / Luis Ángel
La propuesta señala que los primeros $5.000 millones de ganancias anuales estén exentas de impuestos. / Luis Ángel

La reforma tributaria que presentó el Ministerio de Hacienda el pasado jueves al Congreso de la República propone modificaciones que afectan al sector financiero y a los inversionistas en renta fija (TES) y renta variable (acciones).

Entre los cambios propuestos están: para los extranjeros que vienen a invertir en renta variable, el impuesto de renta hoy es de 0%, pero hay un límite porque esas inversiones tienen que estar por debajo del 10% del capital de la empresa emisora. La propuesta es quitar ese tope de inversión y el impuesto de renta continuaría siendo de 0%.

En renta fija, es decir, en deuda pública y papeles de deuda privada, la retención en la fuente es de 33% y la propuesta que incluye la reforma es que pase a ser del 14%. Esto en el caso de inversores extranjeros.

Otro tema a reformar es el relacionado con las escisiones y fusiones de compañías. En este caso se propone simplificar el proceso para completar ambas maniobras.

Para los inversionistas locales también hay una propuesta de cambio en el régimen de renta variable. Actualmente, cuando una persona natural compra y vende acciones, a menos de que sea el dueño del 10% de la empresa, no paga impuestos. Para el Gobierno eso implica que hay muchas personas que están cobijadas bajo esta norma, pero que están entrando y saliendo del mercado obteniendo buenas ganancias sin tributar.

Al respecto, la propuesta es que las personas naturales tengan exentas las utilidades de hasta $1.000 millones al año, lo que quiere decir que, sobre esa cantidad, no se gravará.

En el caso de los traders independientes, quienes compran y venden acciones como negocio, la propuesta es que cuenten con un certificado del Autorregulador del Mercado de Valores AMV y que tengan los primeros $5.000 millones de ganancias anuales exentas de impuestos. Cabe resaltar que las firmas comisionistas de bolsa no están sujetas a ese límite.

Otro cambio suprimiría el impuesto del cuatro por mil a los depósitos electrónicos.