‘Habitantes de calle, incluidos en el censo’

Mauricio Perfetti dice que el censo nacional permitirá conocer la cantidad de habitantes en Colombia y proyectar tasas de fecundidad y mortalidad del país.

Mauricio Perfetti tomó la dirección del DANE en octubre de 2013, con el objetivo de desarrollar el censo agropecuario junto al de demografía y vivienda. Luis Ángel

Un censo poblacional revela una serie de datos importantes de un país, permite tener una idea clara del crecimiento de su población junto al nivel de vida socioeconómica y educación.

De igual manera, determina las tasas de crecimiento y mortalidad de un grupo específico, la cantidad de servicios públicos que acceden, fija la evolución de la construcción de vivienda, el uso de servicios de salud y cuántos de sus habitantes son hombres o mujeres.

Esta es la misión que emprenderá el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en cabeza de Mauricio Perfetti, quien realizará entre agosto y octubre del próximo año el censo de demografía y vivienda con un cuestionario que tendría algo más de 60 preguntas.

En 2005, último año en que se realizó el censo nacional, se reveló que Colombia, con 41’242.948 habitantes, era en esa época el tercer país de Latinoamérica en tamaño de población, después de Brasil, que tenía 188 millones de personas y México con 107 millones.

El Espectador conversó con el director del DANE, un hombre pausado al hablar, pero descrito por su equipo laboral como una persona dedicada a su trabajo y riguroso en el análisis.

¿Qué componente nuevo trae este censo?

Éste tiene una característica muy importante, y es que se incorporarán habitantes de calle gracias a la Ley 1641, donde las entidades territoriales están en obligación de atenderlos y tener información, entonces este censo incluye a estas personas por primera vez. El reto es definir sus marcos censales y cómo vamos a levantar esa información.

¿Cuál sería el costo?

Nosotros el año pasado tuvimos cerca de $3.900 millones para empezar los diseños, y en este tenemos aproximadamente $65.000 millones, y la solicitud para el entrante es de $378.000 millones.

¿Está susceptible a reducción de presupuesto en un momento de anuncio austero del Gobierno?

Esto será parte del proceso de discusión del proyecto en la ley de presupuesto y toca mirar qué pasa (…), pero lo que sí es importante es la necesidad de hacerlo, y las recomendaciones internacionales hablan que el censo de población se debe hacer en un período de no más de 10 años, lo que significa que nosotros ya deberíamos hacerlo; esto implica que no estemos parejos con las rondas mundiales de los censos, porque la mayoría de países lo hacen en los años cero.

¿Y por qué no se había hecho antes?

Pienso que primero la coyuntura del censo agropecuario era muy difícil, que en simultaneidad se pudieran hacer dos censos que representan recursos importantes, además de muchos ámbitos del orden administrativo, presupuestal y logístico.

¿Cuántas personas requieren para desarrollarlo

Vamos a necesitar entre 30 mil y 35 mil personas, una generación de empleo importante.

¿Qué requisitos se requieren para ser censista?

Se requiere que sea bachiller. Para otros rangos, como supervisores, deben ser técnicos o tecnólogos y para coordinadores de campo deberán ser profesionales, todo depende del rol que ocupen. El personal debe pasar por una capacitación virtual y después una prueba completando esto. Luego se realiza otra capacitación, pero presencial, y nuevamente una prueba.

El censo comenzará el otro año, ¿han adelantado trabajo?

Sí, empezamos, porque hemos tenido en el país unos desarrollos de vivienda muy grandes en muchas zonas y por eso empezamos con unos reconteos de vivienda. Primero con ciudades que tienen menos de 50 mil habitantes, para incluirlas en el marco censal.

¿Cuándo se conocerán los resultados de la encuesta?

Los tenemos previstos publicar en 2017, aún sin fecha exacta. Es un trabajo duro, teniendo en cuenta que finalizaremos en octubre de 2016.

¿Cómo será la aplicación de las nuevas tecnologías?

El DANE, en varias de sus operaciones estadísticas, viene utilizando dispositivos móviles en la captura de información. En el censo agropecuario utilizamos esta tecnología y el aprendizaje es que debemos utilizar más de estos aparatos de captura para poder alimentar rápidamente la base de datos y minimizar el uso de papel. Es de tener en cuenta que hay zonas difíciles, como la del litoral Pacífico y otras donde el acceso a la internet no es tan fácil.

¿Es necesario que esté toda la familia para el censo?

No. Cuando se hace un censo en período extendido sólo se requiere a un informante idóneo que suministre todos los datos de la casa, por eso es importante decir que no puede ser un menor de edad; hace unos años, como se hacía en un día el censo, sí se requería que estuvieran todos los integrantes de la vivienda, pero para éste no es necesario.

¿El censo agropecuario alimenta el censo nacional?

Sí. Todo el marco censal de las zonas rurales dispersas sale del censo agropecuario, y estamos mirando si esas familias se vuelven a censar. Todo lo estaremos aclarando en el censo experimental.

¿Y el experimental cuándo se realizaría?

Lo tenemos previsto para el segundo semestre de este año, más o menos en octubre, y estamos analizando la ciudad donde se haría.

¿El DANE está implementando metodologías de otros países para este censo?

Nosotros contamos con una gran experiencia en la realización de censos, y no es que estemos copiando modelos, pero sí tenemos en cuenta experiencias internacionales, porque muchos países de América Latina ya hicieron el censo de la ronda reciente. Acá estuvo el director que manejó el censo de Venezuela, también el de Chile, y compartimos varios días estas experiencias en varios ámbitos.

¿El censo incluye desplazamiento forzado?

El objetivo no es ese, pero sí vamos a tener información de qué está pasando con la migración interna. Obviamente es importante desde el ámbito del posconflicto, y este será un insumo importante y oportuno para el país.

¿Cuáles son los beneficios reales del censo?

Primero, siempre se requieren proyecciones de población para distintos usos y en muchos ámbitos. Tener censos periódicos permite contar con información de primera mano para saber qué ha pasado con variables asociadas con población, así como una adecuada para proyectar tasas de fecundidad, de mortalidad... En el caso colombiano, muchas decisiones de distribución de recursos dependen de población y este factor se vuelve un dato crucial, y en el tema electoral también registra gran importancia.

últimas noticias