Habrá gasolina barata

Con una inversión de US$6.447 millones, destinada a la modernización de la refinería de Cartagena, el Gobierno busca reducir a 40% la importación de diésel para atender el mercado.

La refinería de Cartagena estará lista en 2014 y permitirá eliminar la importación del 20% del diésel que se consume en el país. / Cortesía Reficar

Mientras que el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, considera que el país viene experimentando una reducción en el precio de la gasolina, que a la fecha alcanza los $400, el debate por el alto precio en los combustibles sube de tono y con éste la controversia, que señala que a pesar de que Colombia entró al selecto club de los países que producen un millón de barriles diarios de petróleo, tiene una de las gasolinas más costosas del mundo y la propuesta de bajar de un solo tajo $1.000 no se ve cercano.

Si bien las credenciales de Acosta, al llegar a esta cartera, fueron las de reducir el precio de la gasolina, las proyecciones le han jugado una mala pasada al ministro y, a pesar de los intensos trabajos, no ha logrado cumplir la promesa que hizo a los colombianos, pero espera que el próximo año se haga realidad.

Una vez llegó al Ministerio, Acosta anunció que haría una veeduría a Ecopetrol para revisar el costo de producción del galón de gasolina y buscar una alternativa para bajar su precio.

Los resultados de este ejercicio señalaron que era urgente acelerar los trabajos de modernización de las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja, ya que la compañía pierde anualmente unos $700 mil millones en refinación, lo que impacta el precio final al consumidor.

A esta alternativa le apuesta el presidente de Ecopetrol, Javier Genaro Gutiérrez Pemberthy, y el ministro Amylkar Acosta, pero cómo incide la terminación de esta factoría en la reducción en el precio del galón de gasolina en el consumidor final.

De acuerdo con el viceministro de Energía, Orlando Cabrales Segovia, un experto en el tema de precios en la producción de un barril de crudo, pues estuvo al frente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), la utilización de nuevos equipos en Reficar permitirá tener un margen cercano o de US$20 por barril, que hoy es de tan sólo US$5.

Además, dice que con la entrada en operación de la nueva refinería de Cartagena (Reficar) automáticamente se reduciría de 60 a 40% la importación de diésel, que se hace necesaria para la atención del mercado nacional, lo que incidiría en la disminución del valor del combustible en $50 por galón. Si bien es una apuesta costosa de US$6.447 millones, la modernización de la factoría no sólo permitirá tener un ahorro al año de US$3.738 millones, sino de tener un combustible más limpio.

Hoy Ecopetrol compra unos 110 mil barriles diarios de crudo para cargar las dos refinerías y atender la demanda nacional, pero lo que se pretende es que se deje de importar y la producción sea nacional.

Expertos del sector creen que lo que se requiere para que el valor de la gasolina baje considerablemente es que se eliminen parte de los impuestos que componen el precio del galón del combustible, pero esta iniciativa debe debatirse en el seno del Congreso de la República, lo que se ve como improbable en el corto plazo, ya que parte de los recursos que se obtienen de las sobretasas van a los entes territoriales y los congresistas no están dispuestos a asumir ese reto.

El viceministro Cabrales señaló que lo que sí está definido es que la remuneración al productor no se afectará y por ello se respetará el costo de oportunidad, es decir, que si Ecopetrol requiere comprar petróleo a un tercero se hará de acuerdo con el precio del Golfo de México.

 El funcionario recalcó que hoy el avance de la refinería de Cartagena es del 86% y con la puesta en marcha el año entrante la factoría pasará de procesar 80 mil barriles diarios de crudo a 165 mil barriles por día.

 Por ahora la ilusión de que el precio de la gasolina baje estará atado al comportamiento del precio del crudo en el mercado internacional.