¿Qué hacer para que su negocio no desaparezca en un par de años?

Fabián García, CEO de Dot Research, fue uno de los invitados a Colombiatex, donde habló de cómo enfrentar la transformación tecnológica y hasta las dudas sobre el comercio que despierta la presidencia de Donald Trump.

Fabián García, CEO de Dot Reserach.
Fabián García, CEO de Dot Reserach. Cortesía.

Incertidumbre es quizá una de las palabras que con más fuerza se han instalado durante los últimos meses en los debates sobre el futuro económico y político del mundo. El término no fue ajeno a los temas de conversación que ocuparon a los asistentes a la edición número 29 de Colombiatex de las Américas, que finalizó este jueves en Medellín. El posconflicto, los efectos de la reforma tributaria, la presidencia de Donald Trump, entre otros asuntos, tienen a los emprendedores e industriales planteándose muchas preguntas.

Fabián García, economista y CEO y fundador de la agencia de inteligencia competitiva Dot Research, fue uno de los invitados al Pabellón del Conocimiento en Colombiatex. En entrevista con El Espectador, habló sobre qué se puede esperar a corto plazo respecto a cambios como el aumento del IVA. También señaló tendencias globales a las que los empresarios y los nuevos negocios tendrían que responder en la próxima década para no sucumbir en un mundo, pese a todo, globalizado.

¿A qué transformaciones cree que se enfrentarán los negocios de ahora a 2025, por ejemplo en términos de tecnología?

Hay factores como las tendencias globales en nuevos modelos de negocios o negocios emergentes. Uno de los sectores más importantes en los próximos años seguirá siendo el comercio virtual. Se centrarán muchos esfuerzos e inversiones en eso, y también estará acompañado de otros negocios emergentes, como el big data analytics. Está también la industria del bienestar, que tiene que ver con la salud y servicios relacionados. Asimismo, el tema de medios de pago, que depende de unos escenarios políticos de los cuales derivará, si se genera mayor penetración de los servicios financieros, especialmente en Colombia, en donde la economía es tan tradicional.

Usted dice que si un nuevo negocio no está en constante reinvención, desaparece en dos o tres años. ¿Cree que las empresas están desapareciendo cada vez más rápido?

Si uno compara un modelo de negocio de hace 50 años con uno actual, el de antes casi tenía el futuro garantizado, porque no tenía que cambiar muchas cosas en oferta de valor de su producto o servicio, en la forma de organizar sus sistemas de producción. Hoy se monta una empresa y a los cinco años es otra empresa, porque las posibilidades de adquirir o integrarse a nuevos proveedores y servicios son cada vez más altas. Por ejemplo, el Uber de hace tres años y el Uber de hoy son distintos, la oferta de valor es distinta, ha tenido que adaptarse al entorno.

Hay factores de incertidumbre no sólo para el emprendedor, sino para todos los empresarios en general, como los efectos de la reforma tributaria. ¿Cómo cree que se debería maniobrar ante esos escenarios que afectan los bolsillos de los consumidores?

Sin duda, una de las dinámicas será la del mercado. Algunas empresas no tenderán a subirle todo el porcentaje del IVA, otras lo harán, y las dinámicas del mercado son las que responderán. Por regla general, uno cree que todo subirá, pero no pasa, eso no sucede, y el entorno en el que estamos implica que los precios al consumidor no están creciendo tanto como el año pasado. Ahora no percibiremos el golpe de forma tan fuerte como se pudo haber percibido el año pasado, cuando vimos incrementos en la carne o las legumbres de hasta 30 %. Si este año suben 2 % es un golpe que no sentiremos tanto, pero, claro, será negativo por donde se analice.

Estados Unidos es fundamental para el comercio exterior en Colombia. ¿Qué hacer ante la incertidumbre de si los canales se mantendrán abiertos durante el gobierno de Donald Trump?

Es algo que como industria colombiana ya hemos aprendido, cuando se cerraron las negociaciones con Venezuela. Éramos muy dependientes de Venezuela y lo que hicimos fue explorar, fortalecer Estados Unidos y mercados regionales, así como Europa y África. Hemos hecho mejor inteligencia en los negocios. Tenemos que buscar y adaptarnos a las nuevas condiciones. Si Estados Unidos nos interesa, encontraremos la forma de llegar a ese mercado.

Usted habla mucho de integración. ¿A qué se refiere?

A que estamos en una cadena global de insumos, abastecimiento, producción, mercadeo y comercialización, a nivel global. El vestuario, a propósito de Colombiatex, no es sólo una cadena que está aquí en Colombia. Es global. Un jean puede pasear por todo el mundo mientras se fabrica. Nosotros (Colombia) no estamos integrados a la cadena, debemos hacerlo si queremos sobresalir y tener servicios y productos de clase mundial.

Con respecto al sector textil, ¿por qué oferta cree que Colombia puede sobresalir en esa integración?

Tenemos un tema creativo muy importante en varios sectores. El diseño se está fortaleciendo de forma importante. Hay marcas que se han integrado en la cadena de comercialización y mercadeo en Centroamérica y Estados Unidos. También se han desarrollado plantas de producción en otros países. Eso se debe mirar en términos de cada uno de los productos. Por ejemplo, somos muy fuertes en el caso de ropa de interior, hay potencial y exportamos a América y Estados Unidos, peleamos de frente contra Alemania, Bélgica y China, marcas importantes en este sector, del cual otros pueden aprender.

Temas relacionados