¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 41 mins

'Hay $4 billones para 2014'

José Leonidas Narváez, director del Invías, es consciente de que en la recta final del gobierno Santos deben resolverse corredores críticos en la ejecución de la infraestructura, como Buga-Buenaventura, Bogotá-Cúcuta y Quibdó-Medellín.

José Leonidas Narváez, director del Invías. / William Gutiérrez - Invías

Aunque el Gobierno tiene claro que dejar buenos pilares para la ejecución de vías de cuarta generación (o 4G) es una de sus prioridades, solucionar muchas de las dificultades de la red vial nacional (primaria, secundaria y terciaria) es otro punto de la agenda que no puede dejar a medias. Y esta responsabilidad, en los nueve meses restantes del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, está en manos del director del Invías, José Leonidas Narváez.

Él sabe que dentro de su listado de tareas se encuentran obras como el túnel de La Línea, la vía entre Medellín y Quibdó, el corredor entre Bogotá y Cúcuta y la carretera que comunica a Buga con Buenaventura. Le contó a El Espectador que en sus manos está la ejecución de $4 billones el próximo año y resaltó que la ley de infraestructura —sancionada por el presidente Santos— dará facilidades para la ejecución de obras.

Estas inversiones están distribuidas en cuatro grandes iniciativas, como el proyecto de competitividad y prosperidad, en donde tenemos 16 corredores estratégicos. Estamos llevando algunos tramos a dobles calzadas.

Algunos de esos son: Quibdó-La Mansa-Ciudad Bolívar (para conectar a Quibdó con Medellín); La Palmera-Málaga-Presidente (en Santander), que va a permitir la conexión con Duitama-Málaga-Presidente-Pamplona y Cúcuta. Es una comunicación Bogotá-Cúcuta sin tener que atravesar la cordillera Oriental. Tenemos contratos como la doble calzada Bucaramanga-Cuestaboba-Pamplona; también, otras iniciativas de rehabilitación y repavimentación en la red vial nacional.

Lo que vamos a ver en el país son muchas obras en todas las carreteras de orden nacional, como terciarias (tanto por obra pública, como por asociaciones público privadas —APP— y por concesiones).

Estamos evaluando la terminación de Ancón Sur-Primavera, donde tenemos líos de predios y nos faltan $9.000 millones (un 4% del valor de la obra). Estaremos el próximo año asignando ese presupuesto.

Esta ley nos permitirá resolver problemas de gestión predial, como compra de terrenos mucho más rápida, entrega de los mismos por parte de propietarios y pago de predios de forma ágil sin violar el debido proceso, respetando las leyes de propiedad.

La parte de minería, para poder obtener materiales necesarios para la construcción, la parte de gestión ambiental y licencias ambientales para que las autoridades se sienten con infraestructura a que se cumplan mucho más rápidamente las normas y los procesos de evaluación e impacto ambiental.

¿Cuáles son los planes para concluir la rehabilitación y pavimentación de la malla vial nacional?

El Gobierno, a través del Invías, está invirtiendo $17,1 billones. Es un presupuesto histórico para el Instituto. Arrancamos el año 2010 con recursos de $2,5 billones y en 2013 hemos duplicado ese monto llegando a $5 billones. El próximo año, en la ley de presupuesto tenemos asignados $4 billones. Si comparamos estos $17,1 billones con las cifras de ocho años del gobierno anterior, entre 2002 y 2010 se invirtieron $14 billones. En cuatro años hicimos más inversión que la administración pasada.

¿Qué más está en el listado?

Loboguerrero-Buenaventura (Valle del Cauca); el corredor Tumaco-Pasto-Mocoa y Ancón Sur-Primavera-Camilo C., que significa la conectividad de Medellín con Quibdó y Bolombolo. Tenemos también el programa Caminos para la Prosperidad, en el que con las inversiones que estamos haciendo (de $2,6 billones) vamos a mantener y a mejorar 22.000 kilómetros de la red terciaria. Todos estos proyectos van en la inversión de los $17,1 billones. Entretanto, en la red nacional estamos atendiendo 2.600 kilómetros.

¿Cómo está el presupuesto y la ejecución?

Tenemos un presupuesto de $4 billones para 2014, los cuales ya han quedado comprometidos por vigencias futuras en un 85%. Lo que nos resta es ejecutar. Ha habido un ordenamiento positivo de las asignaciones y programación de los recursos, de tal manera que no estamos dejando para el final las cosas.

¿Qué es lo que más preocupa en infraestructura?

La ejecución de las obras siempre tiene cosas por resolver. Es claro que tenemos asuntos por hacer, como el cruce de la cordillera Central en el túnel de La Línea. Vamos a tener una dinámica importante en la vía Loboguerrero-Buenaventura, pero hay dificultades con temas de consultas previas y predios que tienen que resolverse.

Con la ley de infraestructura y con los intentos que ha hecho el Gobierno para destrabar la ejecución de obras civiles, ¿cómo quedan las cosas para el Invías?

La ley de infraestructura es una herramienta que necesitábamos todos para poder resolver una serie de dificultades que tenemos en la ejecución de las obras; no había un espacio jurídico para resolverlas de manera ágil.

¿Y el tema con comunidades y con consultas previas?

No se modifica nada de lo que es la consulta previa con las comunidades, pero sí se establecen unos plazos y unos términos que permitirán tener tiempos para obtener resultados mayores. La ley de infraestructura es una herramienta jurídica que dará agilidad tanto al Invías como a la Agencia Nacional de Infraestructura.

[email protected]

@hector_sandoval

Temas relacionados