'Hay que darle agua potable a Maicao'

Iván Mustafá, viceministro de Agua Potable, reveló que uno de sus retos pendientes es proveer a este municipio de La Guajira. Contó que en este gobierno se han invertido $4,3 billones en 1.000 proyectos del sector.

Iván Mustafá Durán, viceministro de Agua Potable y Saneamiento Básico. / Luis Ángel

¿Cómo cerró 2013 el Viceministerio de Agua Potable? ¿Qué tanto les ha afectado la Ley de Garantías?

El sector de agua y vivienda es el primero en ejecución. Antes de la Ley de Garantías logramos ejecutar casi el 70% del presupuesto de este año. Invertimos en los diseños; cuando estos existen, se pueden hacer las obras.
Nunca antes un gobierno le había invertido tanto a agua potable. En tres años se destinaron $4,3 billones. Estos son los recursos que están en ejecución en más de 1.000 proyectos. Esto lo mide el DANE. Claramente la entidad muestra cómo el sector de agua potable creció con la construcción; la infraestructura aumentó en 18% y la mitad de eso fue de acueducto y alcantarillado.
La siguiente cifra —que es bien significativa— es cuánta gente tiene por primera vez agua potable. Las mediciones a septiembre de 2013 mostraron que vamos en 3,26 millones de personas (un 117% de lo estimado en el Plan Nacional de Desarrollo).

¿Y cómo está el panorama en alcantarillado?

Mucha gente no lo tenía; las aguas negras salían a las calles. La meta era de 4,5 millones de personas y vamos en 3,5 millones. Vamos a cumplirla. Esto significa que estamos en el 80%. Estoy seguro de que vamos a llegar a 4 millones de personas atendidas por primera vez con agua en agosto de este año.
En el país había más de 90.000 familias en estado crítico, sin tener inodoros, duchas ni lavamanos. Nos inventamos un programa llamado “Conéctate con el agua”. El tema acá es conectar las casas a los acueductos; muchas veces el tubo les pasa enfrente. Es cambiar la letrina y la totuma. Lo hemos hecho en ciudades como Sincelejo, Cartagena, Santa Marta, Neiva, Ibagué, Riohacha y Florencia. Este año se hará en Cúcuta. Con todo esto, 26.000 familias se han visto beneficiadas.

Nos fuimos a sitios donde el Gobierno no había tenido la osadía de llevar agua, como Quibdó, una ciudad capital; sólo el 20% tenía agua potable, se habían robado el acueducto. Hoy todas las calles están rotas, porque estamos metiendo tuberías para que en un año el 100% de la capital del Chocó quede con agua.

Otro ejemplo es El Carmen de Bolívar, un municipio de más de 60.000 personas. Ese acueducto se lo robaron como siete veces. Lo que hicimos fue meterle $50.000 millones. La idea es que en junio de este año el 100% tenga agua.

¿Cuáles son los grandes proyectos pendientes?

Hay $380.000 millones para acueducto y alcantarillado en Villa del Rosario, Los Patios y Cúcuta. El problema toda la vida para el desarrollo de Cúcuta ha sido la falta de agua. Los Patios y Villa del Rosario es la zona de expansión y nunca ha podido desarrollarse por esta razón.

Hoy, con esto, la obra se demorará año y medio en hacerse. Ecopetrol puso $180.000 millones, nosotros $100.000 millones y la Gobernación del Norte de Santander, $50.000 millones. Los diseños se terminan entre octubre y noviembre de 2014 y la obra se iniciaría en enero de 2015.

¿Qué otros sitios son críticos en agua y alcantarillado?

La Guajira, un sitio desértico por naturaleza. La teoría es que el agua que baja de la Sierra Nevada de Santa Marta va por ríos subterráneos a 500 metros de profundidad. Los ríos que alimentan a Maicao, Manaure y Riohacha, se están secando. Por ejemplo, en Maicao tienen agua tres horas cada dos días. La falta de agua de toda La Guajira es el obstáculo más grande para su desarrollo.

Hablamos con el Ministerio de Minas y Energía para que hiciera dos pozos a 500 metros de profundidad y encontramos agua dulce; eso no había pasado. La idea es conectar esos dos pozos a la red y darle agua potable a Maicao. Que tengan agua de por vida; no es un pozo, son ríos. El presidente de Ecopetrol, Javier Gutiérrez, ha estado con nosotros en esto, al igual que el ministro Amylkar Acosta. Ecopetrol puede invertirle a la exploración.

Otro ejemplo es la isla de Providencia, que tenía agua tres horas cada quince días; la idea es dejarla con servicio de 12 horas diarias. El otro logro al que le metimos duro fue llevar agua al campo.

El Chocó es crítico, ya que allá no les hacían diseños a las obras. Como tienen agua lluvia, se han acostumbrado a ello. El 80% de la gente que necesita agua en Colombia está en el Pacífico y en la Costa Caribe.

¿Cómo está el tema en lo rural?

Como existen corregimientos tan dispersos de 20 casas, hacer un acueducto normal es imposible; eso no lo sostiene nadie. Hay que montar sistemas alternativos y en ello estamos invirtiendo $120.000 millones. Hay más de 140.000 campesinos beneficiándose con esto. El próximo gobierno tiene el reto de ponerle agua potable al campo.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra