"Hay que pacificar el campo"

Juan José Echavarría, asesor económico de Juan Manuel Santos, habla de las propuestas con las que busca llegar de nuevo a la Presidencia.

A Juan José Echavarría, la Fundación Buen Gobierno lo presenta como codirector del Banco de la República entre 2003 y comienzos de 2013; director ejecutivo de Fedesarrollo entre 1998 y 2003, y subdirector de esa misma entidad entre 1989-90. Ministro plenipotenciario de Colombia en la OEA y viceministro de Comercio durante la administración Gaviria (1994-1998). Y esa hoja de vida, por obvias razones, le valió para ser nombrado asesor económico de la campaña de Juan Manuel Santos. Por eso, a una semana de las elecciones, Echavarría explica algunas de las propuestas con las que buscan llegar nuevamente a la Casa de Nariño.

El candidato Santos habla de erradicar la pobreza, lo mismo que propuso hace cuatro años y no lo logró. ¿Ahora qué van a hacer?

Las economías no saltan (sólo saltan las variables financieras, como la tasa de cambio). Periodistas amigos suyos y míos dicen: el desempleo ha bajado muchísimo, pero sigue siendo muy alto, por lo tanto, Juan Manuel Santos no puede sacar pecho. Necesitan una clase de economía básica. Ello significa que para reducir la pobreza hay que ir poco a poco. Ésta sigue siendo alta en Colombia, pero ha bajado mucho. Además, la evolución de la pobreza guarda estrecha relación con lo que sucede en el mercado laboral.

Con las casas pasó lo mismo: propuso 1 millón y llegaron a las 960.000, prometieron 100.000 gratis y sólo alcanzaron las 80.000. Ahora prometen 1’200.000. Si no cumplieron antes, ¿por qué ahora sí?

La vivienda fue una de las locomotoras del Gobierno, y 960.000 es un montón. El vaso está lleno. Se construyeron 30% más viviendas que en el gobierno anterior, y con mayor énfasis en la vivienda social, para grupos de bajos ingresos. Cuando se le pregunta a la gente por los logros sociales de este gobierno, siempre los asocian con los resultados en el área de la vivienda. Vamos a llegar al 1’200.000 porque se van a mantener las políticas actuales, con una adicional: se va a trabajar en el ahorro para pagar su vivienda en un futuro, un arriendo que se ahorra.

Ahora que están de amigos con Petro, ¿él ya dio la autorización para hacer las construcciones que estaban frenadas en Bogotá?

Mucha gente dice que eso confirma el castrochavismo de Santos, pero en lo único que quizás están de acuerdo ellos dos es en el tema de la paz. Las diferencias son aún mayores ahora que Petro dijo que él recomendaba que la guerrilla se vinculara al Ejército. La experiencia de El Salvador fue desastroza cuando se trató de adoptar la estrategia que recomienda el alcalde Petro.

Hablan de una eficiente administración de los recursos de la salud. ¿Pero cómo van a lograr sacar adelante la reforma si tienen a la mitad de sus supuestos beneficiarios (pacientes y los mismos médicos) oponiéndose?

No conozco un buen diagnóstico sobre qué hacer en el campo de la salud y, peor aún, con la gente que nos reunimos en Buen Gobierno siempre se decía lo mismo: “Hay que cambiar el sistema, pero a mí no me toquen ninguno de mis intereses”. Confío en el ministro Gaviria, aun cuando sus propuestas son polémicas. Mucha gente dice que implica un gran retroceso. No es extraño que exista polémica en ese sector cuando el Estado realmente decide “quién vive y quién muere”. Hay una gran polémica sobre el sector salud en Estados Unidos (pobre Obama), en Inglaterra, Francia y en el resto del planeta.

¿Entonces van a seguir con la misma estrategia?

El sistema estaba a punto de colapsar, en emergencia social. El Gobierno les metió recursos a los hospitales, igualó los POS, creó programas masivos de vacunación, controló los abusos en los precios de los medicamentos y atacó la corrupción imperante en varias EPS. Se requieren más recursos para los hospitales, medicina preventiva, y que el bienestar del paciente sea el único objetivo del sistema.

Prometen generar más empleos que en el gobierno actual: 2,5 millones. Pero la crítica del actual es que no son de calidad. Y eso para nadie es un secreto, es una bomba de tiempo. ¿Cómo lo van a garantizar?

No es cierto que no se esté generando empleo de calidad. El empleo formal está creciendo al 8% y el informal está cayendo. Lo que confirma la reforma tributaria es que si usted le quita un impuesto a la creación de empleo formal, pues obtiene más empleo formal. Nuevamente… la economía no salta y el empleo informal aún representa una proporción alta que hay que reducir. Los países que en la región más están generando empleo son Chile y Colombia.

También tenemos buenas noticias en materia de desempleo, que finalmente está en un dígito. Después de la Ley 100, de Juan Luis Londoño, el desempleo se disparó, luego vino la crisis del 99, el desempleo subió al 20% y se quedó 15 años por encima del 10%. Por fin volvió a los niveles observados en la administración Gaviria. Y la inflación es la más baja de la historia gracias a la labor del Banco de la República. La suma de desempleo e inflación se conoce como el índice de miseria humana, y es la más baja en las últimas décadas.

¿Es verdad que un posconflicto permitirá generar 1,8 millones de empleos? Explíquenos cómo.

Como sucede hoy, creciendo y adoptando reformas en favor de la creación de empleo. La economía colombiana ha crecido estos años a la mayor tasa acumulada desde los 90, 4,78% en promedio, en parte porque gracias al Banco de la República no ha habido una crisis como la de 1999 o la de 2008. La idea es otra. Una economía menos violenta podrá crecer a tasas mayores que las actuales.

¿Hasta cuándo va a durar este buen ciclo económico que está viviendo el país?

Toco madera porque nadie predice las crisis. Colombia era el país con crecimiento más estable en América Latina hasta la crisis del 99, que literalmente despedazó al país. Ello no se ha repetido, afortunadamente, y logramos afrontar con éxito la crisis reciente, peor aún que la de 1999. Ello en parte a que los agentes privados aprendieron en 1999, y en los años siguientes redujeron el riesgo (disminuyendo la deuda en moneda extranjera).

Además, por que el Banco de la República cambió su estrategia de manejo de la economía, con el llamado sistema de inflación objetivo, en el cual se permiten mayores fluctuaciones cambiarias. Finalmente, porque hemos tenido excelentes ministros de Hacienda: el hoy presidente Santos, Alberto Carrasquilla, Óscar Iván Zuluaga, Juan Carlos Echeverry y Mauricio Cárdenas. Todos ellos han ganado premios como mejores ministros. A Zuluaga le tocó enfrentar lo peor de la crisis de 2008, pero Echeverry y Cárdenas (con Santos como presidente) afrontaron la crisis de Interbolsa, que pudo haber destrozado la economía colombiana. Recuerdo que los técnicos del Banco de la República afirmaban que el sistema financiero se destruiría si Bancolombia o Interbolsa entraban en crisis. Por ello resulta tan injusta la destitución del doctor Gerardo Hernández. Parece que el señor procurador también necesita lecciones de economía básica.

Nadie niega que en infraestructura sí se avanzó. ¿Cuál es la ruta a seguir?

El gasto en infraestructura sobre PIB de este gobierno es el más alto de la historia. Además, el proyecto llamado autopistas 4G, en el que el país se está embarcando, va a cambiar a Colombia. Es el proyecto más grande del mundo en relación con el PIB. Y se está haciendo bien. Y por fin está arrancando, aun cuando todos nos hemos preguntado cada año por qué no arranca. Y las discusiones ya son otras… que si los bancos van a llegar, que las pendientes no son las adecuadas en todos los lugares, etc.

Entonces usted está de acuerdo con la venta de Isagén...

No me cabe duda de que debe venderse. El Estado debe estar en los sectores donde no funciona el mercado (bienes públicos), como en los sectores de defensa e infraestructura. Nuevamente, economía básica. Que el Estado se meta en el sector que quiera cuando tengamos excelentes carreteras y haya seguridad para todos los colombianos.

El agro vive un drama. El mismo minagricultura dice que los subsidios no son la solución. Ahora, un primer avance es el censo, pero, ¿cómo van a hacer, en cuatro años, para que el campo sea competitivo?

El agro está creciendo en este período a la mayor tasa de la historia, en parte por la recuperación del café. Pero las tasas son de todas formas bajas. Necesitamos que el agro sea rentable, y para ello se requieren bienes públicos y reglas de juego claras. Colombia gasta mucho en “regalos” y poco en bienes públicos. Eso puede ocurrir ante una crisis, pero no es la estrategia de largo plazo que necesita Colombia. Sólo se garantiza que la agricultura crezca en forma sostenida y competitiva con carreteras, tecnología, distritos de riego y seguridad jurídica.

¿Y qué hay que hacer?

Recomponer la relación bienes públicos/regalos. Y reglas de juego claras y estables. Entiendo que a la altillanura estaban llegando capitales importantes, y que muchos de ellos vinieron por petición del Gobierno. Como ha dicho el presidente Santos, en Colombia hay campo para todos. Grandes capitales y formas asociativas. Arrendamientos de largo plazo (100 años), como en muchos países de tradición anglosajona. Además, no tenemos instituciones para enfrentar la problemática del campo. Tenemos un Ministerio de Agricultura, pero no quién coordine la telefonía, las carreteras, la internet y los distritos de riego. Hay que reconstruir instituciones. Y, además, no tenemos buena información. Por fortuna tendremos los resultados del nuevo censo agrícola en noviembre de este año. Y los bancos no van a prestar a agricultores sin títulos. La gran diferencia entre las propuestas de los candidatos Zuluaga y Santos tiene que ver con la forma en que vamos a sembrar la paz en el campo colombiano. El candidato Santos considera que no es suficiente con el crecimiento de la agricultura. Hay que pacificar el campo.

¿Van a hacer otra reforma tributaria? Ustedes dicen que eliminarán el IVA sobre bienes de capital.

La reforma tributaria no se descarta, pero en principio no vemos la necesidad de hacerla. El Gobierno tiene un buen balance fiscal y está menos endeudado que en el pasado. Hay campo para trabajar.

Chile y Perú nos están cogiendo mucha ventaja, balanceando el tema ambiental. Pero ustedes dejan claro que no van a “dejar enterrada la riqueza minero-energética”. Entonces, ¿minería a toda costa?

No es minería a toda costa. Lo que el Gobierno ha dicho es que cuando la minería sea sostenible, tenga beneficios altos y costos ambientales bajos se puede hacer. Como lo ha hecho Canadá. Recuerde que el 75% del gasto social del Estado viene de esos recursos. Por eso debe existir esa locomotora. No hay que asustarse con ese tema. Hay que aprender a manejar la minería.

[email protected]
@EdwinBohorquezA

Temas relacionados

 

últimas noticias