Hidrocarburos pagan cuatro veces más que educación

Si la compañía en la que trabaja pertenece a este sector, al de tecnología o infraestructura, usted está empleado por uno de los que hicieron mayores ajustes salariales en 2012.

Si usted trabaja en una empresa radicada en Bogotá, con toda seguridad su salario es un 12% más alto que si estuviera laborando en Medellín, 23% más elevado que si lo hiciera en Cali y 27,5% más generoso que si su oficina estuviera en la Costa Caribe. Ahora, si en su tarjeta de presentación aparece la etiqueta ‘presidente’ o ‘gerente general’, su comprobante de nómina es tres veces mayor que el de la gerencia media y 23 veces más que el de un cargo operativo.

Para sus cuentas, sume otro aspecto. Si la compañía en la que cumple sus funciones pertenece a los sectores de hidrocarburos, alta tecnología y telecomunicaciones, consumo masivo, infraestructura o industria, usted está empleado en uno de los cinco sectores que realizaron mayores ajustes salariales durante 2012 con atractivos ceros a la derecha. Si pertenece a la alta gerencia, su incremento estuvo por el 5,6%; si aparece en los cargos de gerencia media, llegó al 5,1%; si es considerado un experto o profesional, su sueldo creció un 4,7%, y si está en la parte operativa y de soporte, logró el 4,1%.

Todo este cúmulo de cifras fue revelado por Human Capital, que realizó la Encuesta Salarial 2012-2013 con más de 620 compañías analizadas, 545 cargos en 20 sectores de la economía y todos ellos en las principales ciudades, detalla José Manuel Acosta, presidente de la organización. “Para los cargos de dirección media hacia arriba, el sector hidrocarburos puede pagar en promedio dos veces más a sus empleados que el sector químico farmacéutico, tres veces más que alimentos y bebidas y cuatro veces m que el sector educación”, apunta.

Precisamente, y después de elaborado el documento, se identificó que el top 5 de los sectores en los que se realizaron los menores ajustes salariales en 2012 fueron salud, servicios, transporte y servicios logísticos, comercializadores y educación.

En cuanto al cambio de trabajo, “observamos niveles de rotación relativamente bajos en los sectores burbuja, aquellos que con el fin de atraer talento clave incrementan los salarios bajo esquemas no sostenibles, que dificultan el desarrollo de otros sectores denominados emergentes, que no tienen la capacidad económica para retener financieramente el talento clave”, explica Acosta, y agrega que “hay otro fenómeno importante: la lucha por el talento especializado en el mismo sector, puntualmente para el caso de hidrocarburos, donde el nivel de especialización y conocimiento es muy alto y escaso en el mercado laboral”.

El experto apuntó que los sectores competitivos mantienen una estabilidad en sus equipos de trabajo ya que la estrategia retributiva contempla aspectos de vanguardia con relación a los incentivos a corto, mediano y largo plazo, como el salario emocional, planes de beneficios estructurados con opciones “a la carta” y modelos de remuneración variable permeando todos los niveles de la organización. “Aquí podemos mencionar al sector de consumo masivo con una rotación del 10,25% y al financiero, con 13,34%”, recalca.