Hidroeléctrica del Quimbo se estrenará en septiembre

Lucio Rubio dice que con la de Betania aportarán el equivalente al 8% de la demanda nacional.

Lucio Rubio, director de EMGESA, constructores de la hidroeléctrica del Quimbo, en Huila. Cortesía

Después de siete años de empezada su construcción y con retrasos de más de seis meses, el 1° de septiembre el proyecto hidroeléctrico del Quimbo empezará a aportar lo equivalente al 8% de la demanda del país al sistema eléctrico nacional.

Tras las críticas por el llenado del embalse sin previo aviso, dicen autoridades locales, y la necesaria inundación de 8.500 hectáreas productivas en el Huila, el director de Emgesa, Lucio Rubio, asegura que para este proceso se mantuvo informadas a las comunidades y que si quedan compromisos por cumplir es porque entidades como el Incoder, el Ministerio de Vivienda y la Gobernación no han hecho lo que les tocaba.

El llenado del embalse del Quimbo forma parte de las etapas finales del proyecto de generación. ¿Qué falta para que entre en funcionamiento?

Está al 98% de construcción. Faltaba el llenado del embalse para poder producir energía y se inició el 30 de julio, después de haber hecho un proceso de divulgación. La operación se llevó a cabo ese día porque se dieron las condiciones hidrológicas necesarias, en donde requeríamos unos caudales inferiores a 500 metros cúbicos por segundo.

Este proyecto va a sumar 400 megavatios a la capacidad instalada de la red nacional. ¿Cuándo se contará con esta producción?

Estamos en el proceso de embalsamiento y está previsto que dure un mes. En agosto contaremos con el agua suficiente para comenzar con los protocolos de prueba y de acoplamiento con el sistema eléctrico nacional y el 1° de septiembre entregaremos energía desde el Quimbo. El promedio anual de energía del proyecto es cercano a los 2.200 gigavatios/hora. Aguas abajo de Quimbo está Betania y ambos proyectos entregarán al país casi 4 mil gigavatios/hora de energía, es decir, el 8% de la demanda nacional.

¿Se pensó en garantizarles a las comunidades de la zona el servicio eléctrico?

Eléctricamente, todas las centrales están interconectadas con la red nacional, por lo tanto, el Quimbo no entrega energía en la zona de influencia sino que abastece al conjunto de la demanda nacional.

Funcionarios del departamento niegan que se les haya informado sobre este proceso. Algunos dicen que se les comunicó por un mensaje de whatsapp. ¿Qué responde?

Recibimos, previamente al día del llenado, la notificación de la resolución de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), en la que se hizo el análisis de los puntos que teníamos que cumplir para poder adelantar la operación. Les informamos a la ANLA y a las autoridades regionales que a partir del 28 de junio dependíamos de las condiciones hidrológicas del río para iniciar el proceso. En la licencia no estaba contemplado como requisito informar al gobernador del departamento, pero por los años de trabajo en la región lo busqué y lo mantuve informado de todo.

Entonces usted sí informó.

Sí, incluso en la inauguración del viaducto se dijo que estábamos esperando las condiciones para hacer la operación. Hemos hecho 26 mesas de gobernanza en las que se manifestó que junio y julio eran los de mayores caudales y existía la posibilidad de que el proceso se llevara a cabo.

¿Qué entidad tenía que dar luz verde?

La verificación la hace la ANLA cada seis meses y dice si se están cumpliendo o no los requisitos de la licencia. Hubo una visita de la entidad y el 26 de junio se nos notificó el cumplimiento de las obligaciones.

Entonces fue la ANLA.

Sí, con la visita de verificación del cumplimiento de los requisitos se puede ejecutar el llenado.

Según las autoridades regionales, hay compromisos por cumplir con las comunidades. ¿Qué ha hecho Emgesa?

Hemos hecho 26 mesas de la gobernanza durante más de dos años que han venido verificando los 30 compromisos que tenemos con los municipios del área de influencia. La mayoría están cumplidos, hay otros pendientes, pero no son únicamente responsabilidad de la compañía, sino también del Incoder, la Gobernación y el Ministerio de Vivienda.

¿Qué han hecho?

Hicimos una fiducia con la que se entregaron $16.500 millones a los seis municipios del área de influencia para la construcción de obras, se entregó maquinaria, se han pavimentado calles, se han construido viviendas de interés social, se concluyeron estudios para posibles distritos de riego, entre otros.

¿Qué está pendiente?

La vía perimetral, pero nuestra obligación es hacer un aporte para su construcción, mas no hacerla. Hasta hace poco se llegó al acuerdo para su trazado definitivo y está pendiente porque no había claridad. Los recursos para esta obra estarían entre $50 mil millones y $60 mil millones.

¿Por qué se retrasó tanto el proyecto?

Según los compromisos de la subasta de 2008, el proyecto debía haber finalizado el año pasado, pero el cronograma no se cumplió por varios paros ajenos a la obra, más o menos unos 180 días sin trabajar por cese de actividades de campesinos y la comunidad, y algunos problemas técnicos, pero es normal en este tipo de construcciones.

¿Esto impactó el precio final de la obra?

Tuvo un incremento por las mayores compensaciones entregadas en la región. El costo final será de US$1.200 millones, aproximadamente.

 

últimas noticias