Con Hidrosogamoso, 12% más de energía

Colombia se blinda. La entrada en operación de la central le permitirá contar con 5.056 gigavatios-hora-año.

Luis Fernando Rico cumplió su tarea de construir el embalse más grande del país. La capacidad instalada es de 820 megavatios. / Andrés Torres

En el año 2008, en una subasta en la que el Gobierno le autorizó la construcción de la Hidroeléctrica Sogamoso (Santander), Isagén se comprometió a entregar energía limpia y en firme al mercado para diciembre de 2014, y a pesar de todos los tropiezos en la construcción de este tipo de obras, cumplió.

Así lo señaló el presidente de la compañía, Luis Fernando Rico, quien explicó que, a pesar de la mala pasada que le jugó el fuerte verano al proyecto entre junio y septiembre del año pasado, retrasando el llenado del embalse en dos meses, Hidrosogamoso arrancó su operación el 1º de diciembre, tal como estaba previsto en el contrato, y hoy será inaugurada oficialmente.

Se trata del embalse más grande del país, que alberga en sus 7.000 hectáreas 4.800 millones de metros cúbicos de agua con los cuales Isagén generará el 12% de la energía que demanda Colombia.

Son 5.056 gigavatios-hora-año, que alimentarán el sistema energético nacional y entrarán a reforzar el sector para hacerle frente al fenómeno de El Niño, que según el Ideam llegará en el primer trimestre del año.

En abril de 2013, El Espectador, por invitación de Isagén, llegó al corazón Hidrosogamoso y pudo comprobar que el trabajo con los habitantes de Betulia, Girón, Zapatoca, San Vicente de Chucurí, Los Santos y Lebrija le permitía el desarrollo del proyecto que hoy será presentado por el presidente Juan Manuel Santos.

Con un trabajo de día y de noche, cerca de 7.000 personas alcanzaron en medio de las más intrépidas maniobras, pero protegidas por inflexibles normas de seguridad, los lugares más extremos para hincar un perno que permitiera soportar la estructura que durante los próximos 100 años generará un gran porcentaje de la energía requerida por Colombia.

Mientras ambientalistas y una parte de la comunidad aún reclaman y cuestionan la obra, por considerar que el desvío del río Sogamoso sin duda afectará el medio ambiente con los nuevos microclimas que se generarán, hay quienes sólo esperan que se consoliden los proyectos sociales gracias a la expedición del plan de ordenamiento del embalse, en el que se podrán desarrollar actividades turísticas, de pesca artesanal y de transporte para acercar a las comunidades.

Rico explicó que la obra se entregó antes de lo proyectado y que costó $200.000 millones menos de lo previsto. “Se espera que cuando se liquiden los contratos, el valor de la obra sea de $4,3 billones”, indicó.

Con la entrada en operación en firme de la hidroeléctrica, la compañía espera mejorar su caja, con el fin de retomar otras iniciativas internacionales y locales. Tienen 4.500 megavatios de proyectos en su portafolio, entre los que figura la central de Cañofisto en Antioquia, iniciativa de 968 megavatios y una generación de 5.500 gigavatios-hora-año, indicó.

También recalcó que en el río Patía, que tiene un gran potencial, hay cuatro proyectos en cadena que están en desarrollo y que estarían listos para la próxima subasta que realice el Ministerio de Minas y Energía.

Asimismo explicó que están trabajando en el mercado de energías renovables, como la eólica y la geotérmica, procesos en los que han avanzado bastante e interactúan con países como Ecuador.

El directivo señaló que, pese a las proyecciones, 2014 fue mejor de lo previsto y para 2015 esperan un incremento entre el 50 y 60% en el Ebitda y la utilidad operacional.

 

[email protected]