La hoja de ruta de la Alianza del Pacífico

Acuerdos de negocios, inversiones y expansión al Asia. Esas son las fórmulas que los empresarios de América Latina plantean para consolidar el bloque comercial integrado por México, Chile, Perú y Colombia.

El presidente Juan Manuel Santos, posa junto a sus homólogos de México (Enrique Peña), Perú (Ollanta Humala) y Chile (Sebastián Piñera) para la foto  oficial de la  Alianza del  Pacífico. / AFP
El presidente Juan Manuel Santos, posa junto a sus homólogos de México (Enrique Peña), Perú (Ollanta Humala) y Chile (Sebastián Piñera) para la foto oficial de la Alianza del Pacífico. / AFP

“Las alianzas no deben enarbolar ideologías. Tienen que moverse hacia la acción y concreción de acuerdos”. Esas fueron las palabras con que Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica, definió el curso que debe seguir la Alianza del Pacífico, el bloque económico que México, Perú, Chile y Colombia buscan conformar. Y en el que el país tico, gracias al TLC firmado esta semana con Bogotá, tiene la primera opción de convertirse en miembro de pleno derecho.

Ese camino que describió Chinchilla es el que deberá comandar desde hoy el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, quien recibió de Sebastián Piñera, su similar chileno, la Presidencia pro témpore durante la sexta cumbre del grupo, realizada ayer en Cali. Su tarea será, desde ahora, generar el ambiente necesario para que la promesa del bloque, que reúne el 55% PIB de América Latina, sea una realidad.

Y desde ya puede notarse que la estrategia será estrechar lazos con el sector privado. Así lo demuestra el Encuentro Empresarial sostenido ayer en el Club Campestre de Cali, en el que los fundadores, altos ejecutivos y presidentes de las principales multinacionales del mundo compartieron, en reuniones formales, charlas rápidas al ritmo de un café y diálogos con funcionarios públicos, el mismo objetivo: cómo darle forma a un área de integración profunda que promete, pero que muy pocos conocen realmente cómo se consolidará.

Una de las estrategias son, precisamente, los pactos entre compañías que más tarde se materializan en contratos. “Siempre salimos de estos eventos con muy buenas relaciones y diálogos con otros empresarios de la región”, señaló José Antonio Fernández, director general de Femsa, la embotelladora de Coca-Cola que, además, administra en Colombia los almacenes Oxxo. Una de ellas sucedió en Cali, donde acordó una operación millonaria con un proveedor colombiano de empaques (algunas voces afirmaron que sería Carvajal) para consolidar sus líneas de productos. Y futuros negocios: “Queremos hacer muchas cosas en logística”, anunció.

Otra es la ejecución de inversiones para aprovechar hasta la más mínima ventaja competitiva que traerá el acuerdo. “En los próximos dos años vamos a ser la región más importante del mundo en el mercado de cosméticos después de Asia”, auguró William Hidalgo, director de Relaciones Gubernamentales para América Latina de Procter & Gamble. Su estrategia consiste en la ejecución de inversiones en los cuatro países, que registran el 70% de las exportaciones del sector en la región.

Una más, busca que se aceleren los mecanismos para materializar el fin último del bloque: exportar bienes y servicios a los mercados del Asia Pacífico. “Ahí es cuando la alianza cobraría gran sentido. Pero eso no quiere decir que no veamos con muy buenos ojos esta integración”, comentó Cristian Fuenzalida, gerente de negocios en Colombia en Falabella, grupo especializado en retail que prepara una inversión de US$3.500 millones para los próximos cinco años en toda la región y en todas sus marcas (Falabella, con todas sus verticales, Sodimac y Totus).

En ese mismo sentido se expresó Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entidad que ha coordinado, en conjunto con los países miembros, proyectos para aumentar la competitividad de las exportaciones y fomentar las inversiones: “Basta ver las proyecciones que se hacen sobre la economía asiática, que, a la vuelta de 20 años, debe representar la mitad del PIB mundial”.

Al cierre de esta edición, la séptima cumbre del bloque concluía ayer con nuevas promesas y proyectos parciales concretos (la apertura de embajadas y oficinas comerciales conjuntas y un fondo de inversiones), pero sin el tan anhelado acuerdo final que conforme, por fin, aquel bloque que, al mismo tiempo, representa un mercado de más de 211 millones de personas. Aún así, tanto los protagonistas como los representantes de los países observadores revalidaron su compromiso para consolidar la Alianza del Pacífico. “Debemos permitir que los empresarios creen empleos. En el mundo actual, las administraciones no pueden permitírselo”, resumió el primer ministro español, Mariano Rajoy.

[email protected]