Holcim estará 100 años más

El cuello de botella para los cementeros no deja de ser la infraestructura. Miguel Rubalcava, jefe de la compañía, dijo que hay muchas oportunidades y por eso harán inversiones por cerca de US$650 millones.

Miguel Ángel Rubalcava, presidente de Holcim Colombia, espera que arranquen las obras  de la Cuarta Generación de Concesiones Viales.  / Cortesía
Miguel Ángel Rubalcava, presidente de Holcim Colombia, espera que arranquen las obras de la Cuarta Generación de Concesiones Viales. / Cortesía

Los productores de la materia prima con la que se construyen las carreteras son quienes más se han visto afectados en su negocio por la falta de infraestructura de transporte, a tal punto que para vender una tonelada de cemento deben movilizarla 700 kilómetros por vías en mal estado, que se cierran en cualquier momento, y ante la falta de otro modo de transporte, como el tren, encarece el producto entre un 30 y 40%.

Así lo señaló Miguel Ángel Rubalcava, presidente de Holcim Colombia, quien considera que el gran obstáculo para los inversionistas, que llegan al país por las oportunidades que se abren debido a los tratados de libre comercio, es la falta de una adecuada infraestructura, que se convierte en un cuello de botella insalvable, que de no actuar rápido, llevaría al país a perder competitividad.

“Colombia tiene hoy dos caras: una positiva, donde hay mucha inversión extranjera, y otra de oportunidad, para que empresarios nacionales puedan exportar. En materia de proyectos del Gobierno están las 100 mil casas gratis, lo que dinamiza el mercado de la construcción. Esa es la parte positiva, que crea mucha expectativa en el mercado colombiano. De otro lado, están las famosas obras de infraestructura, la llamada cuarta generación de concesiones (4G), que desafortunadamente no arrancan”, señaló.

“Eso no le gusta al Gobierno, pero esa es la realidad y nosotros se lo hemos dicho. Hay muy buenas intenciones y proyectos, pero no se licitan, y si se licitan, no se ejecutan”, recalcó.

Si bien el mercado cementero tuvo una caída en lo que va corrido del año, especialmente en abril con un desplome del 2%, Rubalcava señaló que hay grandes oportunidades en el país y que por esta razón tomaron la decisión de construir una segunda planta, la cual estará ubicada en Puerto Triunfo (Antioquia) con la que se busca duplicar la producción y tener espacio para sacar nuevos productos, como el cemento petrolero, el cual representa para Holcim el 50% de las ventas en el sector de los hidrocarburos.

La inversión proyectada para esta planta, que arrancaría su construcción en febrero o marzo del próximo año, está entre US$580 y US$650 millones; sin embargo, sólo al terminar los estudios químicos y físicos de los materiales, del terreno y de las materias sustitutas que se utilizarían para la fabricación del cemento, que saldrá la próxima semana, se solicitará el permiso ambiental a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), recalcó el directivo.

Si bien Holcim Colombia produce 2 millones de toneladas de cemento, de las cuales vendieron 1,7 millones el año pasado, lo que representó una facturación cercana a los US$400 millones, su participación está entre 14 y 16% del mercado total, que lidera Argos, con un porcentaje que oscila entre el 49 y el 50%. Le siguen Cemex, que tiene entre 33 y 35%, y Tequendama, Oriente y Cementos San Marcos.

La compañía está en obras como el aeropuerto El Dorado, el tramo II de la Ruta del Sol, la ampliación de la vía Bogotá-Villavicencio y la construcción del BD Bacatá, edificio que se convertirá en el más alto de Colombia.

[email protected]

@jairochacong

Temas relacionados