Hospedaje cultural, la nueva alternativa

Hoy se lanza Ruralive, un modelo de negocio social que promueve el turismo en comunidades campesinas para hacerlas sostenibles.

De izquierda a derecha, Maximiliano Pfaffenbauer y  Carolina Santa María, los dos turistas extranjeros que llegaron a la casa de Juan Manuel Diosa Herrera,  Aida Herrera, María José Diosa Herrera y  Carlos Diosa./ Cortesía
De izquierda a derecha, Maximiliano Pfaffenbauer y Carolina Santa María, los dos turistas extranjeros que llegaron a la casa de Juan Manuel Diosa Herrera, Aida Herrera, María José Diosa Herrera y Carlos Diosa./ Cortesía

“Nosotros somos gente del campo, por eso nunca habíamos tenido contacto con personas de otros países. Hace casi un año llegaron los primeros extranjeros a nuestra casa, dos argentinos, y en todo este tiempo hemos tenido casi 10 visitantes entre australianos, españoles, portugueses…”, cuenta Aída Herrera, una beneficiaria del programa Ruralive, impulsado por la organización Grameen Caldas, que promueve el turismo social con el objetivo de vincular a comunidades campesinas con un sistema sostenible basado en el servicio de hospedaje y alimentación para viajeros de todo el mundo.

Esta actividad, que hasta ahora ha atraído 40 extranjeros a los seis hogares de la vereda Hojas Anchas (Caldas), donde se realiza la prueba piloto, tiene el objetivo de generar recursos para costear la adecuación y el mejoramiento de las viviendas, proporcionándoles las condiciones mínimas de confort para ofrecer el servicio.

La iniciativa fue producto de un trabajo realizado por la administración de Caldas y Muhammad Yunus, Premio Nobel de Paz 2006, quien recibió el reconocimiento al desarrollar una filosofía de reducción de la pobreza mediante microcréditos, siendo más popular como el banco de los pobres. “Sin embargo, este modelo no se pudo replicar en Colombia. Lo que se logró conformar fueron los negocios sociales, otro lineamiento en el que pone su esfuerzo Yunus”, dice Jenny Najar, directora general de Ruralive, explicando que bajo este concepto se crearon varias pruebas para solucionar problemáticas relacionadas con la nutrición, la salud y la habitabilidad.

Fue este último aspecto en el que la organización se basó para crear el modelo productivo y para esto se alió con Hábitat para la Humanidad Colombia, una fundación dedicada a la ejecución de proyectos de vivienda social. “Estamos acompañándolos para identificar cuáles son las necesidades de mejora de cada hogar y luego buscaremos recursos para empezar la transformación”, afirma Alejandro Florián, director de la entidad.

Por su parte, Herrera cuenta las alegrías de esta nueva ocupación, que tiene la meta de extenderse por todo el Eje Cafetero y Antioquia en el primer año, por el norte del país en el segundo año y en toda Colombia para el tercero. “Yo tengo un niño de diez años y una niña de cinco. Al principio eran bastante tímidos, pero ya han aprendido a relacionarse con los turistas, porque comemos con ellos, les enseñamos de nuestro cultivo de trucha y aprendemos de su cultura. Aquí seguiremos esperando por más”.

Temas relacionados

 

últimas noticias