"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 9 horas

HSBC paga US$700 millones por multas

El escándalo por permitir que se diera un millonario lavado de dinero ya le empezó a cobrar por ventanilla al banco internacional.

HSBC ha admitido que el fracaso del banco para impedir que se lavara dinero proveniente de México y de los Estados Unidos fue “vergonzoso y muy doloroso”, y debió dedicar US$700 millones para cubrir el costo de las multas de supervisión en Estados Unidos.

El asunto, que se suma a US$1.300 millones en acusaciones relacionadas con la compensación de clientes a quienes se les vendieron erróneamente seguros de pagos de protección y derivadas en el Reino Unido, hizo que las ganancias del banco más grande de este país cayeran 3% en los primeros seis meses del año.

Stuart Gulliver, el presidente, reiteró sus disculpas: “La firma claramente perdió su camino”, dijo. “Pero lo hemos cambiado. Es una prioridad para la alta administración el construir sobre los pasos que ya se tomaron para administrar el riesgo y asegurar una obediencia más efectiva a las reglas”.

Los escándalos han afectado el desempeño saludable de buena parte de las operaciones de HSBC, en particular en el corazón de Asia, pues los bancos británicos enfrentan críticas políticas y una dura vigilancia por parte de los entes supervisores. También están alimentando la preocupación por la reputación de Londres como centro financiero.

El viernes, Barclays reveló que era sujeto de otra investigación por parte de los entes supervisores, esta vez por los pagos relacionados con sus recolecciones de capital en 2008. Esto sucedió tan sólo semanas luego de su acuerdo por £290 millones, relacionado con su papel en el escándalo de manipulación de la tasa Libor, y que generó la renuncia de los tres principales directivos del banco, entre ellos su presidente, Bob Diamond.

Lord Turner, el director de la Autoridad de Servicios Financieros, dijo la semana pasada que el período había sido “muy malo” para la reputación de los bancos británicos y reconstruir la confianza representaba un “gran reto”.

Gulliver, al comentar sobre la provisión de US$700 millones, le dijo al Financial Times que la cantidad era el “mejor estimativo” basado en el actual conocimiento que tiene el banco de la situación. Sin embargo, advirtió que el costo podría ser “significativamente más alto”.

Temas relacionados