Hyundai frena en seco su alianza con Mattos

De confirmarse el cambio de distribuidor en el país, la casa automotriz estaría terminando con 23 años de alianza con el empresario Carlos Mattos, quien ha interpuesto acciones legales para no salir del mercado.

Carlos Mattos, dueño de Hyundai Colombia. / “Semana”

En momentos en que los magistrados de la Corte Constitucional se encuentran divididos sobre la conveniencia o no de la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Corea del Sur, uno de los principales promotores de este acuerdo comercial se quedaría por fuera de sus beneficios económicos. Se trata de Carlos Mattos, el dueño de Hyundai Colombia, quien al parecer ya no sería el distribuidor de esta marca en el país desde el otro año.

La casa matriz en Corea ha dejado conocer su intención de permanecer en Colombia, pero haciendo un cambio de distribuidor, y que según información no oficial, el nuevo distribuidor a partir de 2016 sería el grupo ecuatoriano Eljuri, que también está a cargo de Metrokia. Algo que alteró a Mattos, quien señaló en un comunicado que la empresa asiática está desconociendo los esfuerzos e inversiones realizados para el posicionamiento de la marca en el país y en el montaje de una red de más de 58 concesionarios y 75 vitrinas a lo largo y ancho del país.

“El regalo de los coreanos por haber conseguido ese TLC sería dejar a 4.000 empleados sin trabajo en Colombia”, dijo el empresario colombiano en una conversación con La W, añadiendo que está a la espera de recibir la última manifestación de la fábrica para ver si reconsideran su decisión de cambiar de representante.

El escenario no es el mejor para las firmas de tradición que importan vehículos a Colombia, en primer lugar la devaluación está afectando sus operaciones y nuevas marcas procedentes de China con precios más bajos también hacen resentir a los que nunca pensaron que esto pasaría, pues compañías como Hyundai lograron obtener grandes rentabilidades al introducir en el servicio público los llamados “taxis zapatico”, alcanzando los primeros lugares de distribución de este tipo de carros en las principales ciudades del país en momentos don de el dólar estaba barato.

En el comunicado dado a conocer por la compañía se manifiesta que “los accionistas de Hyundai Colombia, impulsores del fortalecimiento de las relaciones entre Colombia y Corea, no podemos dejar de expresar nuestra decepción y preocupación por estos lamentables hechos. Impulsamos un tratado de libre comercio para que empresarios coreanos y colombianos trabajáramos unidos, como socios, no para que los primeros se abroguen ahora el derecho de pisotearnos e imponer por la fuerza sus reglas dominantes”.

Para el presidente de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos), Oliverio García, “el principal objetivo de una marca es defender a sus consumidores, y si hacen un cambio de seguro que es para bien y no importa la naturaleza de quien lo represente, puede ser chileno, ecuatoriano o colombiano. La marca se asegura de que esa firma preste un buen servicio y eso debe estar buscando la compañía (refiriéndose a Hyundai), que es recuperar la confianza en el consumidor”.

Entre enero y agosto Hyundai vendió 8.247 carros (ver gráfico), una caída de 12,08% frente a los 9.381 vendidos en igual período de 2014. El líder del sector es Chevrolet, seguido por Renault y la también coreana KIA, perteneciente al mismo grupo de Hyundai.

Mattos resaltó que su compañía ha interpuesto acciones legales encaminadas a proteger sus derechos y poder seguir representando a Hyundai en Colombia, reconociendo además que por culpa de la subida del dólar su empresa podría registrar pérdidas cercanas a los $1.000 millones.

últimas noticias