Incremento salarial de 4% sigue latente

La verdadera pelea entre trabajadores y empresarios para fijar el salario mínimo de 2015 comenzará el próximo martes.

“Si es necesario, las negociaciones irán hasta el 30 de diciembre”: Luis Eduardo Garzón, ministro de Trabajo. / Cortesía

El Gobierno, los gremios empresariales y los representantes de las centrales obreras se reunieron este miércoles en las instalaciones del Ministerio de Trabajo para dar inicio al debate con el que se espera fijar el salario mínimo que regirá el próximo año y se sabrá cuántos pesos se le agregará al actual sueldo de $616.000.

Ya casi todas las cartas están sobre la mesa, pues el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, indicó que el Banco de la República dio a conocer durante la reunión que su meta de inflación para 2015 será de 3%, al igual que un crecimiento del producto de 4,7% en 2014 y de 4,5% en 2015. Además, la cifra oficial de productividad laboral que el Gobierno llevó a la comisión de concertación fue de 0,8%, que es la misma del año pasado.

Lo único que falta es la cifra de inflación de noviembre, que el Departamento Administrativo de Estadística (DANE) deberá publicar este fin de semana, y es por esto que la reunión de este viernes se aplazó para el próximo martes.

Cuando este dato se dé a conocer en la reunión del 9 de diciembre, será el momento en que los representantes de las centrales obreras y los empresarios darán a conocer sus propuestas de incremento salarial. Y el verdadero debate dará comienzo.

Es claro que esta reunión es motivo de fricciones entre las partes involucradas, pero tanto empresarios como trabajadores están de acuerdo en coyunturas como la reforma tributaria, el alza de la tasa de cambio local, el cambio en la reglamentación de las horas extras. Al igual que el debate en torno al cálculo de la productividad laboral y el posible cambio de reglamentación las cajas de compensación y el TLC con Corea, son todos motivos para pujar de cada lado.

Es por esto que Garzón explicó que “los diferentes cambios económicos y sociales que Colombia está viviendo son retos a superar para que se logre un acuerdo de salario mínimo para el próximo año”.

Por su parte Fabio Arias, representante de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), le contó a este diario que “es difícil que se logre un acuerdo, ya que la reforma tributaria, los nuevos recargos nocturnos y el cambio en la reglamentación de las cajas de compensación son factores que pueden tornar muy reacios a los empresarios”.

El ministro Garzón dejó claro que, si es necesario, las negociaciones irán hasta el 30 de diciembre, que es la fecha límite para fijar el salario. De no lograrse el consenso, el incremento del costo laboral se fijará por decreto y es probable que sea la suma de inflación y productividad, lo cual sería de alrededor 4%.

 

[email protected]