Industria automotriz pone esperanzas en recuperación de China

Noticias destacadas de Economía

Los analistas destacan que China es el único destino seguro para los fabricantes pues en este país la demanda de automóviles se ha recuperado de la pandemia.

Durante dos años, la caída de las ventas parecía ser el final del tiempo de China como el mercado de automóviles más importante del mundo. Luego vino el coronavirus, seguido de una rápida recuperación que dejó atrás a Europa y Estados Unidos.

Ahora, más que nunca, China es el centro de las esperanzas de los fabricantes de automóviles de todo el mundo. Las ventas de automóviles de pasajeros en la mayor economía de Asia han aumentado durante dos meses, mientras que los otros mercados importantes han seguido contrayéndose, por ejemplo, en Europa, disminuyeron 18% en agosto. Y China será el primero en recuperarse a los niveles de volumen de 2019, aunque hasta 2022, según investigadores que incluyen a S&P Global Ratings. Pero, por mientras, mantiene su fuerte ventaja sobre Europa y EE.UU.

China, el mercado de automóviles más grande del mundo desde 2009, aún puede crecer en el futuro cercano debido a su penetración relativamente baja y a su clase media en expansión. Sin embargo, el mero hecho de estar allí no significa automáticamente el éxito de gigantes globales como Volkswagen AG, Toyota Motor Corp. y Tesla Inc. Ellas deben competir con empresas locales apoyadas por el Estado como SAIC Motor Corp., Zhejiang Geely Holding Group Co. y NIO Inc., las que son cada vez más agresivas en la defensa de su territorio local, mientras contemplan una expansión al extranjero.

“China no solo se ha recuperado después del covid, sino que ha tenido un crecimiento interanual en los últimos meses. Los fabricantes de automóviles extranjeros dependen en gran medida de China para un crecimiento rentable”, dijo Bill Russo, fundador y director ejecutivo de la firma de asesoría Automobility Ltd. en Shanghái.

Regreso de las exposiciones de automóviles

Para subrayar la velocidad de la recuperación, China está organizando el primer gran salón del automóvil posterior al brote de coronoavirus, que comenzará el sábado. Prácticamente todas las marcas globales, desde los fabricantes para el mercado masivo hasta las marcas de lujo, competirán por la atención durante los próximos 10 días con los advenedizos locales de vehículos eléctricos como Xpeng Inc., que cotizó en Nueva York el mes pasado y asistirá al evento por primera vez.

La Exposición Internacional de Automóviles de Beijing 2020 tiene lugar en el enorme New China International Exhibition Center, que se utilizó para clasificar a los pasajeros entrantes durante el brote. Debido a restricciones como los períodos de cuarentena para los asistentes extranjeros, pocos ejecutivos globales estarán presentes.

Pero debido a que Pekín no ha registrado nuevos casos de virus durante aproximadamente 50 días consecutivos, el espectáculo continúa y el complejo estará lleno de vehículos llamativos que reflejan las visiones de los fabricantes de automóviles para los próximos años. Unos 82 modelos harán su debut mundial en el evento, 14 de ellos de fabricantes de automóviles internacionales, según el organizador.

“El hecho de que China incluso tenga una exhibición de automóviles en 2020 es una prueba de que la situación aquí es estable y que la recuperación del mercado probablemente sea sostenible”, dijo Russo.

Promesa eléctrica

La importancia de China se ve reforzada por su enfoque en nutrir el ecosistema del automóvil eléctrico, un cambio tecnológico en el que los fabricantes de automóviles han invertido miles de millones de dólares. El Gobierno quiere que los vehículos eléctricos representen 15% o más del mercado en 2025 y al menos la mitad de todas las ventas una década después.

Y los fabricantes de automóviles están invirtiendo dinero en China para prepararse para el cambio radical. La fábrica multimillonaria de Tesla en Shanghái, la primera fuera de EE.UU., inició las entregas a principios de 2020, y Elon Musk dijo esta semana que la producción anual alcanzará 1 millón de unidades en los próximos años.

Volkswagen dijo en mayo que se convertirá en el mayor accionista de Guoxuan High-Tech, después de comprar una participación de 26% por alrededor de 1.000 millones de euros (US$1.100 millones), para ayudar a asegurar suministros críticos de baterías a medida que aumenta la producción de vehículos eléctricos. El fabricante alemán también acordó comprar 50% del socio de vehículos eléctricos Anhui Jianghuai Automobile Group Holdings Ltd.

En junio, Toyota anunció una asociación con cinco empresas chinas, incluidas Beijing Automobile Group Co. y China FAW Corp., para desarrollar celdas de combustible para vehículos comerciales, buscando entrar más profundamente en China y en el mercado de las fuentes de energía alternativas.

Pero los chinos no se rinden fácilmente. Un pequeño automóvil eléctrico que se vende por menos de US$5.000 ayudó a SAIC-GM-Wuling el mes pasado a arrebatarle a Tesla el título de fabricante de vehículos eléctricos con más ventas. Las acciones de contendiente local NIO Inc. subieron este año después de que consiguió más financiación y las ventas aumentaron.

Expansión al extranjero

Un mercado chino próspero podría alentar a las empresas locales a expandirse finalmente a occidente después de años de planificación. La unidad MG de SAIC Motor comenzó a vender SUV eléctricos en Europa este año, y sus rivales, incluido Geely de Li Shufu, han anunciado planes para hacerlo. Geely ha sido el actor chino más activo con inversiones de capital en Europa: adquirió una participación de 10% en Daimler AG en 2018 después de comprar Volvo Cars en 2010.

“Por supuesto, primero tienes que ganar en casa. La necesidad de socios en el extranjero es principalmente acceder e invertir conjuntamente en la tecnología necesaria en China”, dijo Russo, quien espera que las empresas chinas inviertan en áreas como baterías de próxima generación, celdas de combustible, sensores y tecnología para la conducción autónoma.

Sigue habiendo desafíos: la economía de China aún se está recuperando, y el mercado de vehículos eléctricos en rápido desarrollo puede estar impulsando a algunos compradores a posponer sus decisiones de compra hasta que hayan aparecido más modelos y hayan demostrado su confiabilidad. Pero las probabilidades de que prospere el mercado de automóviles de China siguen siendo mejores que las de otras regiones.

“China es el único puerto seguro para los fabricantes de automóviles donde la demanda de automóviles se ha recuperado de la pandemia. Ha demostrado un claro potencial de crecimiento para los próximos años”, dijo Yale Zhang, fundador de AutoForesight, una consultora con sede en Shanghái.

Comparte en redes: