Inesperado estancamiento de la zona euro, lastrada por Alemania

La falta de dinamismo de la Eurozona se vio ilustrada igualmente por el índice de inflación, que bajó a 0,4% en julio.

El crecimiento de la zona euro se estancó en el segundo trimestre, lastrado por la contracción del PIB de Alemania y el parón de Francia, así como por las tensiones con Rusia, según analistas.

El dato de un crecimiento nulo (0%) en el período abril-junio sorprendió a los analistas, que preveían un crecimiento de 0,2% del Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro, similar al del primer trimestre.

El bloque de 18 países salió hace un año de una recesión de seis trimestres, pero los nuevos datos, divulgados el jueves por la oficina de estadísticas Eurostat, diluyen las esperanzas de un repunte sólido y podrían comprometer las metas de equilibrio fiscal de muchos de sus miembros, que aplican ya duros ajustes.

La falta de dinamismo de la Eurozona se vio ilustrada igualmente por el índice de inflación, que bajó a 0,4% en julio, su menor nivel desde octubre de 2009, según confirmó Eurostat.

- Pinchazo de Alemania será corto -

El estancamiento de la Eurozona en el segundo trimestre refleja en gran medida los malos datos de Alemania, su tradicional motor económico, cuyo PIB cayó un 0,2%, y de Francia, que quedó estancada en 0%.

Los datos alemanes también son peores de los esperados por los economistas, que preveían una caída de 0,1%, en parte a causa de la fortaleza excepcional del crecimiento del primer trimestre (+0,7%).

Los economistas creen sin embargo que el pinchazo de Alemania será temporal.

"El retroceso del segundo trimestre refleja una combinación de factores técnicos y de debilidades externas, pero no problemas fundamentales de la economía", dijo Christian Schulz, economista del Berenberg Bank.

Italia, tercera potencia de la unión monetaria, ya había informado que su PIB registró un segundo trimestre consecutivo de contracción, cayendo técnicamente en recesión.

España, cuarta economía del bloque y una de las más golpeadas por la crisis global de 2009, prosigue en cambio su recuperación, con un crecimiento de 0,6% en el segundo trimestre, dos décimas más que en el primero.

También hubo buenos números en Holanda (+0,5%) y Portugal (+0,6%).

- El 'factor Putin' -

Pero "el fuerte crecimiento de algunos de los países que habían sido golpeados por la crisis y de algunos pequeños países del este no alcanzan para compensar la caída de Alemania (...), golpeada por el 'factor Putin' y por el letargo de las reformas en Francia e Italia", sostuvo Schulz, en referencia a las tensiones entre el gobierno del presidente ruso Vladimir Putin y los países occidentales por la situación en Ucrania.

Muchos analistas, que esperaban un repunte del PIB de la zona euro en la segunda mitad del año, rebajaron ya sus proyecciones a causa de esas tensiones geopolíticas.

"Pareciera que el crecimiento del PIB en 2014 quedará por debajo del 1%", afirmó Peter Vanden, analista de ING Bank.

Francia, en todo caso, ya rebajó el jueves a 0,5% su previsión de crecimiento para este año, frente a un objetivo inicial de 1%.

"Ahora el temor es que la zona euro se dirija hacia una nueva recesión", subraya Simon Smith, de FX Pro, que también hace hincapié en el impacto de los bloqueos comerciales que Rusia impuso a los países europeos, en represalia por las sanciones económicas decretadas por Bruselas contra Moscú.

Los mercados acusaron el impacto de los resultados del segundo trimestre y por la tarde las bolsas del continente operaban en baja, aunque moderadas, por debajo del 1%.

El pesimismo ambiente generaba además un movimiento hacia los activos considerados más seguros.

Así, paradójicamente, el interés del bono alemán a 10 años cayó este jueves por primera vez en su historia por debajo del 1%. Y el rendimiento del bono francés a 10 años caía igualmente, a 1,412%, marcando también un mínimo histórico.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), formada por 28 países, el PIB registró un crecimiento de 0,2%, una décima menos que en el periodo enero-marzo (0,3%), pero de todos modos por encima del de los socios de la Eurozona.

Así, el PIB de Gran Bretaña aumentó un 0,8%, al igual que el de Hungría, y el de Polonia subió un 0,6%.

El crecimiento nulo de la zona euro muestra además que la región está a la zaga de Estados Unidos, cuyo PIB tuvo en el segundo trimestre un repunte de 1% (en el trimestre anterior se había contraído un 0,5%, marcando una pausa de resultados en alza).

Temas relacionados