¿Qué hay detrás de la leve caída en la informalidad laboral en Colombia?

Noticias destacadas de Economía

El Departamento Nacional de Estadística (DANE) reveló este martes que la proporción de ocupados informales en las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 45,3 %, es decir, 3,8 millones de personas.

El Departamento Nacional de Estadística (DANE) reveló este martes que la proporción de ocupados informales en las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 45,3 %, es decir, 3,8 millones de personas.

Mientras tanto, para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas fue 46,2 %, lo que representó unas 4,2 millones de personas. Estas mismas proporciones en junio de 2019 fueron 46,1 % y 47,3 %, respectivamente.

En la entrega de resultados de desempleo de junio, los más reciente, el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, había adelantado que la caída de la informalidad no necesariamente era un dato positivo, sino que podría corresponder a que gran parte de la pérdida de empleos ha estado en actividades con alto niveles de informalidad.

En un sentido similar se refirieron Adrián Garlati y Paula Herrera, profesores de economía Universidad Javeriana. Según su análisis, “lo más probable es que la caída de la informalidad en junio se deba a que la caída de los ocupados informales fue mayor que la de los ocupados formales. Más informales perdieron el empleo en comparación con los formales que perdieron el empleo. La proporción de informales es menor porque muchos de los que eran informales ahora están desempleados”.

Agregaron que “lo que puede explicar este comportamiento son los siguientes hechos: para el total nacional, las empresas de hasta 10 personas (medida aproximada de informalidad) muestran una perdida de empleo de 2.726 millones de personas, mientras que en las empresas de más de 10 personas la destrucción fue de 1.5 millones”. Hay que tener en cuenta en Colombia se considera “informal” al personal ocupado en empresas de hasta cinco trabajadores.

Además, “las personas que más perdieron el empleo fueron trabajadores con un menor nivel educativo. Es más probable que personas con menos educación sean informales en relación con las que tienen mayor educación. De los 4.273 millones de empleos que se destruyeron, 3.639 millones eran de personas con educación básica, media o sin educación”, según Garlati y Herrera.

Respecto a la informalidad por sexo, según el DANE, la proporción de hombres ocupados informales en las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 45,4 %, para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas fue 46,4 %, frente a junio de 2019 fueron cuando fueron de 44,0 % y 45,5%, respectivamente.

Para el caso de las mujeres ocupadas informales, en las 13 ciudades y áreas metropolitanas la proporción fue 45,2 %, mientras que en el mismo mes de 2019 fue 48,5 %. En el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas, la proporción de mujeres informales fue 45,9 %, lo que significó una disminución de 3,6 puntos porcentuales frente al mismo mes del año anterior (49,5 %).

Frente a esto, los profesores expresaron: “si bien las cifras muestran una menor menor informalidad para las mujeres esto no debe interpretarse como una mejora en el mercado laboral para este grupo. Por ejemplo, las empleadas domésticas fue un grupo muy afectado, se registró una reducción del empleo del 45 % y este tipo trabajo es altamente informal. Es decir, los mejores indicadores de informalidad podrían reflejar una mayor vulnerabilidad de los empleos informales y no la creación de más empleo formal”.

De acuerdo con el reporte del DANE, adicionalmente, en el trimestre abril- junio 2020, el 45,2 % del total de la población en edad de trabajar se encontraba inactiva aumentando 8,1 puntos porcentuales frente al trimestre de 2019.

En cuanto al sexo, para los hombres esta proporción fue 33,8 % con un aumento de 7,2 puntos porcentuales frente al mismo período del año anterior y para las mujeres fue 56,1 %, un aumento de 9,0 (pp).

Entre abril y junio, la población económicamente inactiva dedicada a oficios del hogar se ubicó en 46,5 %, lo que representó un aumento de 5,5 puntos porcentuales comparado con el mismo trimestre de 2019, seguido de la población que se dedicó a estudiar 32 %, registrando una reducción de 6.6 p. p. Por su parte, la población económicamente inactiva que se dedicó a otra actividad se ubicó en 21,5 %, es decir, subió 1,1 p. p. con relación al mismo período de 2019.

Por otro lado, en el mercado laboral de la juventud el reporte del DANE reveló que durante el trimestre abril - junio 2020, la tasa global de participación (TGP) de la población joven en el total nacional fue 47,9 %, es decir, una disminución de 8,0 puntos porcentuales, respecto al mismo periodo del año anterior 2019 cuando fue de 55,8 %.

Respecto a las tasas de ocupación (TO) en el trimestre abril-junio 2020, en los hombres fue de 41,8 %, mientras que las mujeres ocuparon el 25,6 %. La tasa de desempleo de la población joven se ubicó en 29,5 %, registrando un aumento de 12,3 (pp) frente al trimestre abril - junio 2019 (17,2 %). Para las mujeres esta tasa se ubicó en 36,5 % aumentando 14,8 (pp) en comparación con 2019. En cuanto a los hombres fue 24,5 %, aumentando 10,7 (pp).

Finalmente, para el mercado laboral según sexo entre el trimestre abril-junio 2020, la tasa de desempleo para las mujeres fue 24,6 % y para los hombres 17,4 %.

Las mujeres jóvenes desocupadas de 14 a 28 años de edad, corresponden al 41,2 %; mientras que los hombres jóvenes representan el 37,4 % de los desocupados.

En ese período, la menor brecha en la tasa de desempleo entre hombres y mujeres en las 13 ciudades y áreas metropolitanas se presentó en Bucaramanga AM con -1,0 puntos porcentuales. La más alta se presentó en Montería con -9,0 (pp).

Comparte en redes: