Infraestructura - logística y TLC

La aprobación del TLC con EE.UU. genera un conjunto de expectativas para el comercio internacional puesto que quita la incertidumbre para planear en el mediano y largo plazo.

Algunos vaticinan que en el primer año crecerán las importaciones, como ocurrió con Chile, México y Perú cuando firmaron con EE.UU. Otros predicen que en el mediano plazo —si se articulan bien las políticas públicas de educación, innovación, infraestructura e industria— pueden crecer las exportaciones. Lo que sí es cierto es que en cualquier escenario se aumenta el tráfico de mercancías. La pregunta es: ¿Colombia tiene infraestructura y logística para este volumen de mercancías que se transportarán en los próximos años?

A pesar de los esfuerzos notables y titánicos del Estado, es evidente que existen algunos vacíos que se encuentran frente a un TLC. Un primer elemento es la falta de la intermodalidad. Los transportes de carga aéreo y por carretera son casi los únicos modos de transporte que llevan y traen mercancías desde los puertos hacia las principales ciudades del interior. Los demás (tren y barcos) no están tan desarrollados como los anteriores. A eso se le debe sumar que no existe conexión entre ellos, es decir, no hay intermodalidad, no existe la práctica de llevar mercancías por barco o trenes y trasladarlas a camiones.

Un segundo elemento es la precariedad de la red vial y el modelo empresarial del transporte de carga por carretera. Según el Mintransporte de 2009 (antes de la época invernal) cerca de la mitad de las vías están en un estado entre muy buenas y buenas; este porcentaje pudo haber decrecido por el invierno. Se le debe reconocer al Gobierno su esfuerzo para afrontar la ola invernal, pero también se le debe llamar la atención en que construir dobles calzadas no debe agotar la política vial y por lo tanto se le debe poner más énfasis en la calidad del pavimento, la resistencia al alto tráfico, la amplitud de las vías. Existen tramos que no soportan el tonelaje de los camiones y el deterioro es evidente y progresivo. Igual de importante es modernizar el modelo empresarial de los transportadores de carga por carretera, pasos en donde el Ministerio y los transportadores están discutiendo actualmente, pero que no se ha avanzado con celeridad frente a un TLC.

Hay que sumar la calidad de la infraestructura aérea. Eldorado es el tercer puerto aéreo en Latinoamérica en tráfico de mercancías y aún estamos modernizándolo y discutiendo sobre la necesidad de una tercera pista. De otro lado, se espera que los aeropuertos regionales puedan soportan parte del comercio que se activa con el TLC. Se necesita urgentemente avanzar en una política de intermodalidad, que no sólo modernice trenes, aeropuertos, ríos y carreteras de forma inaplazable, sino también que promueva una actualización empresarial y una integración modal que contribuya a la competitividad de productos locales.

Director Observatorio de logística, movilidad y Territorio del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia.

 

últimas noticias