Inician recuperación de tierras que irregularmente tuvo la familia de Víctor Carranza en el Meta

Las cerca de 27.000 hectáreas han sido reclamadas por familias que aseguran tener un arraigo en la zona desde hace por lo menos 45 años.

Cerca de 27.000 hectáreas fueron adjudicadas irregularmente a allegados de Víctor Carranza. La revocatoria se hizo en 2014./ Cortesía

La Agencia Nacional de Tierras (ANT) inició este miércoles, en el departamento del Meta, la recuperación material de terrenos que fueron irregularmente adjudicados a familiares y personas cercanas del fallecido zar de las esmeraldas, Víctor Carranza. (Lea: El Porvenir, un lío de 27.000 hectáreas).

Las tierras, ubicadas en la inspección de El Porvenir, en el municipio de Puerto Gaitán han sido reclamadas por cerca de 140 familias –sumando las de la vereda Matarratón- que aseguran tener un arraigo en la zona desde hace por lo menos 45 años y haber sido víctimas de intimidaciones y hasta desplazamiento.

La Corte Constitucional recientemente falló reconociendo que a 73 campesinos que interpusieron una acción de tutela se les habían violado sus derechos a la vida digna, al mínimo vital, a la igualdad, a la vivienda digna, al trabajo, a la paz y a la tierra. (Lea: Congelada la primera Zidres del país).

La revocatoria de las adjudicaciones irregulares se llevó a cabo en 2014 y desde entonces la comunidad y sus defensores, entre los que se encuentran la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello, la Corporación Jurídica Yira Castro y el senador Iván Cepeda, reclamaron que el Estado –es decir, el Incoder, ahora en liquidación- no realizara la recuperación material del predio.

Lo anterior, según ellos, dio lugar a invasiones y cercamientos arbitrarios sobre el terreno. En diálogo con este diario a comienzos de este año, el subgerente de Tierras del Incoder, Carlos Carmona, señaló que efectivamente “la ganadería La Cristalina la manejaba Hollman Carranza, uno de los hijos de Víctor Carranza. Él dijo que voluntariamente devolvería las tierras. Nunca me reuní con él, no lo conozco, y nos entregó los bienes el 13 de junio de 2015, no físicamente, sino en un acta de entrega, porque recibir 42.000 hectáreas es complicado”. Según el la entidad, hoy en liquidación, el año que pasó entre la revocatoria y la entrega fue el tiempo que tomaron las notificaciones y que Carranza pidió para sacar su ganado.

Ahora, según Miguel Samper, director de la ANT, El Porvenir "no se vende, no se arrienda, no se permuta”. Así lo afirmó ante unas 500 personas en una zona rural del municipio de Puerto Gaitán, Meta, en donde los allegados a Carranza se habían hecho ilegalmente a unas 27.000 hectáreas de baldíos de la Nación.

El objetivo de la visita de Samper Strouss a El Porvenir, según la entidad estatal, “era explicarles a los miembros de la comunidad que el Estado colombiano está y estará presente allí para hacer respetar sus derechos y garantizarles que en todo momento cualquier decisión sobre los terrenos se tomará en el marco de la Constitución y la ley”.

De acuerdo con la ANT, “el proyecto es que esas tierras puedan seguir siendo trabajadas por los campesinos e indígenas que las han ocupado durante los últimos años. Con el tiempo, incluso, esos terrenos podrían ser entregados definitivamente a esas personas”.

Para evitar y prevenir posibles invasiones o fraudes, la Agencia Nacional de Tierras informó sobre la instalación de 55 vallas por toda el área de El Porvenir advirtiendo que se trata de un baldío de la Nación y que no se vende, no arrienda y no se permuta.