Intentan frenar millonario contrato del Sena con Telefónica

Un consorcio integrado por Carvajal, Telmex y Claro presentó un derecho de petición para revocar una licitación por más de $500.000 millones.

Un nuevo espacio de enfrentamiento tienen ahora las dos grandes multinacionales de comunicaciones que operan en el país. A los ya acostumbrados temas de competencia por los usuarios de la telefonía móvil entre estas dos compañías, ahora se añade una disputa por una millonaria licitación adjudicada por el Sena en la madrugada de este 24 de diciembre.

Se trata de la licitación DG 11 de 2014, que busca la contratación de “la prestación, integración e interoperabilidad de servicios de tecnologías de información y comunicaciones - tic, aquellos conexos y complementarios, así como los demás bienes y prestaciones requeridos para la operación y funcionamiento de unos y otros, en todas las sedes y lugares en los que el Sena cumpla las funciones a su cargo y desarrolle las actividades de educación y de formación que constituyen su objeto”. Un contrato de alto impacto para el Sena, toda vez que tiene que ver con todo el manejo de sus basess de datos de estudiantes, programas educativos, etc.

A la licitación se presentaron cuatro consorcios conformados, el primero por ZTE, la multinacional china de la telecomunicaciones (tal vez la más grande de ese país), el segundo participa la chilena Sonda, el tercero UT Sena Digital, del que hace parte Telefónica y el cuatro, Proa, en el que participa Claro y Carvajal.

Los consorcios cuestionaron el proceso, cuyo costo de contratación rodea los $500.000 millones, toda vez que consideraron que existe un conflicto de intereses porque Telefónica hace parte la junta directiva de Sintel, la compañía encargada de armar los pliegos y hacer la evaluación de los oferentes, entre otros, según argumento de representantes de los consorcios participantes.

Según señaló un representante de uno de estos consorcios, fue la misma Cintel la que señaló que no existía ningún tipo de conflicto y decidió seguir adelante con la licitación.

Pero lo que realmente molestó al representante legal del consorcio Proa Servicios Tic (Carvajal, Telmex y Claro) es que una vez culminada la evaluación y tras ser habilitados solamente dos consorcios – su representado y el de Movistar- se incluyeran los cuatro participantes en la evaluación económica, lo que benefició a Telefónica, que se apresta a firmar el contrato.

Para Victor Manuel Muñoz, representante de Proa, el proceso no es transparente, pues en carta enviada al director del Sena Alfonso Prada este mismo viernes advierte que los pliegos de la licitación señalaban que “aquellas propuestas completas de Proponentes Habilitados, que reúnan los requisitos exigidos, se considerarán aceptadas y serán objeto de evaluación y calificación para establecer el orden de Elegibilidad Preliminar de adjudicación del contrato proyectado, en función de los criterios o factores de ponderación establecidos en este Pliego de Condiciones”.

Esto quiere decir que, según su interpretación, solamente quienes cumplieran con los requisitos de capacidad jurídica, financiera, técnica y operacional, eran susceptibles de ser evaluados en su propuesta económica y por lo tanto no se podían incluir los cuatro oferentes, tal como sucedió.

Durante la audiencia que terminó hacia la una de la mañana del pasado 24 de diciembre, señalan testigos, los participantes hicieron las advertencias sobre el error que estaban cometiendo los licitantes al incluir a los cuatro proponentes y no solamente a los dos calificados dentro de la evaluación económica, pero el equipo evaluador, en cabeza de Piedad Jiménez Montoya, Directora Administrativa y Financiera, consideraron que la audiencia avanzaba sin ninguna irregularidad y que era totalmente válido incluir a los cuatro proponentes en la evaluación económica.

Ello llevó a que Muñoz, además de pedirle a Prada que intervenga en la licitación, presentara un derecho de petición para que revoque la licitación y no se firme dicho contrato. El derecho de petición fue puesto en conocimiento de la Contraloría, la Fiscalía y la Procuraduría por parte del consorcio Proa.

Los representantes del consorcio Sena Digital, en el que participa Telefónca y otra firma española de tradición, señalaron a El Espectador que están tranquilos con la licitación y con el procedimiento por parte del Sena en su adjudicación y señalaron que tienen las herramientas jurídicas suficientes para responder a Proa en caso de que se tome alguna decisión adversa antes de la firma del contrato.

"Estamos seguros de la solidez legal y técnica del concurso, dada la idoneidad del equipo jurídico que asesoró el proceso para la entidad contratante... Telefónica confía en que se concluya con el trámite de suscripción del contrato tal como se deriva de la adjudicación del proceso licitatorio, realizada el pasado 23 de diciembre", dijo oficialmente el consorcio.

Fuentes cercanas al Sena le dijeron a este diario que no encuentran razón jurídica para el reclamo de Proa, por lo que cnsideran que no hay lugar a solicitar la revocatoria de la adjudicación.

 


 

Temas relacionados