Interbolsa y el carrusel de la contratación

Movimientos millonarios entre contratistas, uniones temporales, Interbolsa y su filial Proyectar Valores, se habrían prestado para legalizar el dinero que se perdió en ese escándalo de corrupción.

Los dos escándalos más grandes de corrupción y malos manejos de los últimos años resultaron estar íntimamente ligados: el desfalco a Bogotá durante la administración del alcalde Samuel Moreno, en el que el denominado cartel de la contratación se apropió de miles de millones de pesos, e Interbolsa, que a través de su filial Proyectar Valores se habría prestado para lavar el dinero que los contratistas usurparon.

Bajo la tesis de que “los malos se juntan”, el representante a la Cámara Simón Gaviria hizo ayer la denuncia durante un debate en la Comisión Tercera y les reclamó a los organismos de control, la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) y la Fiscalía que realicen una investigación a fondo. Además, según dijo, no puede ser que un equipo de trabajo legislativo sea más efectivo que la justicia colombiana.

La denuncia se sustenta en la hipótesis de que los contratos en Bogotá se entregaban con el compromiso de que el contratista tenía que pagar alrededor del 20% de comisión —en teoría, 10% para el alcalde y 10% para los concejales, contratistas y funcionarios—. Incluso había compromisos de invertir los anticipos en títulos valores, en su mayoría a través de Interbolsa y Proyectar Valores.

Luego, con la creación de empresas ficticias que eran sobrevaloradas, Proyectar Valores ponía el dinero en el mercado accionario y mediante movimientos de “filigrana financiera”, que implican inflar la acción, comprarla y venderla en múltiples oportunidades, se generaba su depreciación y millonarias pérdidas para el Estado. Dichas pérdidas terminaron legalizadas a través de Fondos Premium, con sucursales en Panamá y Curazao, donde era imposible rastrearlas. Una vez legalizado a través de esos movimientos financieros, el dinero lavado llegaba a las manos de los protagonistas del fraude en Colombia.

Según reveló Gaviria, en esta compleja ruta, que sólo puede ser manejada por expertos en temas financieros, “se repite la historia del vivo, el malo y el bobo. Los vivos son Proyectar Valores e Interbolsa, que lavaron miles de millones de pesos. Los malos son los funcionarios públicos y contratistas que se apropiaron del presupuesto de las obras de infraestructura. Y el bobo, sin duda, es el Estado, que es el que a la larga pierde, y ahí están las obras sin terminar y la plata que no aparece”.

Para el congresista, lo más preocupante es que la fuga del capital del Estado a través de estas maniobras financieras no sólo se dio en Bogotá. Gaviria citó como ejemplo el millonario presupuesto aprobado desde hace varios años para los planes de agua potable y saneamiento básico en el país, que también terminó invertido en fiduciarias, mientras que hoy el 75% de las obras no se ha terminado o está congelado.

“Es claro que los protagonistas de los millonarios fraudes no estaban improvisando. Sabían lo que hacían”, dijo Gaviria, quien pidió a las autoridades investigar si el piloto de este fraude sistemático se dio en Bucaramanga, ciudad donde fue alcalde Iván Moreno Rojas, hermano del exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno. La tesis se plantea con base en la implementación de la denominada Metrolínea en Bucaramanga, programa del que hay vías que debieron terminarse hace 10 años pero aún no han sido entregadas, obras que, coincidencialmente, fueron dadas a las empresas Urbanas, Vergel y Castellanos, socias de los primos Nule.

De este modo, Gaviria habló de la evidente relación entre dos de los escándalos de corrupción más graves que ha enfrentado el país. Pero también queda en evidencia que Interbolsa ha servido como una sofisticada herramienta financiera que no sólo ha sido usada para robar al Estado. Ya las autoridades de Estados Unidos y Colombia tienen claros indicios de que por medio de esta firma y sus filiales, narcotraficantes de la talla de Juan Carlos Ramírez, alias Chupeta, la Oficina de Envigado, el cartel de Sinaloa del Chapo Guzmán y las Farc lavaron dinero.

 

últimas noticias