Invercor, otra firma de libranzas en crisis financiera

La Superintendencia de Sociedades ordenó de oficio la reorganización de la compañía.

En agosto pasado se expidió un decreto que pone reglas de juego al negocio de las libranzas. / Archivo

La Superintendencia de Sociedades ordenó, en el marco de la ley de quiebras, la reorganización de la firma de comercialización de libranzas Invercor D Y M S.A.S. Esta había sido sometida a control por parte de la entidad en septiembre pasado por situaciones críticas de orden contable, administrativo y jurídico, según la Superintendencia.

Invercor, creada en octubre de 2014, de acuerdo con la información del ente de control, atraviesa una crisis financiera por incumplirles a sus deudores en el pago de obligaciones crediticias, y hay cesación de pagos de los flujos adeudados a créditos de libranza que Invercor D y M S.A.S. vendió a otras sociedades y que éstas a su vez vendieron a terceros.

Asimismo, según la Supersociedades, no fue posible verificar la autenticidad e integridad de los balances a 2014, 2015, febrero 29 de febrero de 2016 y julio 31 de 2016, y no se presentaron certificaciones de los estados financieros ni el dictamen sobre estos.

“La decisión se da luego de que el Delegado para Inspección, Vigilancia y Control, solicitara la apertura del proceso de insolvencia de la compañía en la modalidad de reorganización empresarial”, explicó el superintendente de Sociedades, Francisco Reyes Villamizar.

En reorganización, Invercor D y M S.A.S. no podrá realizar enajenaciones que no estén comprendidas en el giro ordinario de sus negocios, sin autorización de la Superintendencia. La entidad ordenó también el embargo y secuestro de los activos de la sociedad.

Como promotor de la reorganización se designó a Jesus Vall de Ruten Ruiz, quien se ha desempeñado como magistrado de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia.