Ixel Moda 2020: charlas sobre sostenibilidad y ejemplos de biodiseño para aplicar en la industria

Noticias destacadas de Economía

Desde el martes y hasta este viernes 23 de octubre se realiza el Congreso Latinoamericano de Moda, Ixel Moda, en un formato virtual mediante una plataforma en 3D.

Ixel Moda, evento que cumple una década y en el que participan la Cámara de Comercio de Cartagena, Fenalco y Fontur, cuenta para su edición de 2020 con un agenda académica y conferencias magistrales con invitados nacionales e internacionales de países como Estados Unidos, Italia, Reino Unido, México y Chile. También hay exposiciones de indumentaria, artesanías, gastronomía y fotografía.

Una de las charlas estuvo a cargo de la diseñadora italiana Marina Spadafora, quien les dio algunas ideas a los espectadores para tener armarios sostenibles y entender las necesidades de unos consumidores más exigentes con las marcas.

“Es bueno que el sector de la moda se reactive y que los consumidores contribuyan a esto, pero antes de comprar lo mejor es realizar una pequeña investigación acerca de las prácticas responsables con el medioambiente y la sostenibilidad social de la marca en la que estoy interesada”, aseguró la diseñadora mediante un comunicado.

En su conferencia, “El poder del consumo”, recomendó comprar local, adquirir productos de segunda, apostarle a los productos hechos con plásticos reciclados y con tintes naturales y hacer ropa a la medida con ayuda de un sastre o una costurera.

"Comprar una prenda que fue hecha con material natural es mucho mejor que adquirir una prenda que fue fabricada con material sintético porque esto viene del petróleo y es nocivo para el medioambiente”, mencionó.

En la línea de la sostenibilidad, la bióloga y microbióloga colombiana Giovanna Daniés presentó propuestas de biodiseño desarrolladas por un grupo de estudiantes colombianos. “Estamos en deuda para conseguir un equilibrio entre lo ambiental, ecológico y social en la industrialización de la moda, que necesita con urgencia llegar a una sostenibilidad. La biomoda busca cocrear una moda circular, que tenga más acceso a los laboratorios de investigación, con el fin de mitigar su impacto y huella en medio ambiente”, dijo Daníes.

Durante la presentación se destacaron insumos para la industria elaborados con hongos para producir materiales de cuero y del té de Kombucha, que además de tener propiedades medicinales, produce una celulosa usada para la crear tejidos para prendas y accesorios. “Experimentar con estos materiales biológicos nos permitirá imaginar un futuro libre de plásticos”, resaltó Sofía Cerón, quien moderó la charla.

El estudiante Luis David Roa presentó Sau Colors, un emprendimiento para crear tinturas y gamas de colores a partir de los frutos de árbol de sauco. Este desarrollo está ya siendo implementado en el mercado de la moda colombiana.

“Sau Colors presenta una solución autosostenible que comenzamos a evidenciar a partir de los excrementos del ave mirla, que se tornaban en tonos azules, entonces comenzamos la investigación al ver cómo esta ave se alimenta de los frutos del árbol de sauco. En el laboratorio iniciamos el proceso para registrar la reacción de la esencia del fruto, con otras sustancias, como el bicarbonato de sodio y el limón, entre otras, para crear nuevos tonos”, explicó Roa en su intervención.

Otro de los ejemplos de biomoda fue presentado por la estudiante Valentina Cardona, quien junto a su equipo explicó cómo funciona su emprendimiento de moda circular Felling Green, que propone el reemplazo de rellenos o aislantes de plumas de gansos, patos y poliéster por fibras vegetales.

“Con los aislantes de origen animal los patos y gansos son desplumados en forma violenta y esta práctica es poco ética. Una sola chaqueta requiere las plumas de siete gansos y las fibras de poliéster pueden tardar hasta doscientos años en degradarse. El 72 % de las fibras textiles en el mundo están hechas con plástico y terminan descomponiéndose en microfibras toxicas y cancerígenas que producen un enorme impacto ambiental”, dijo Cardona.

Felling Green como modelo de negocio produce un relleno sostenible para prendas que requieren aislantes especiales con materiales naturales de origen vegetal como fibras de la hoja de piña y la barba de maíz.

Giovanna Daniés finalizó su charla diciendo que aunque los "diseñadores no tienen formación científica y necesitan comunicarse con profesionales de diversas disciplinas para desarrollar sus ideas, podemos ver, con estos ejemplos, cómo los diseñadores entraron al laboratorio para hacer experimentos, plantear réplicas y cuantificar procesos de forma objetiva. La invitación es para que los diseñadores propicien estos diálogos acompañados por la ciencia”.

Por su parte, Luiz Arruda, Mindset Latam de la compañía de pronóstico de tendencias WGSN, habló en su conversatorio “¿Sobrevivirán las tendencias? Sí: pronósticos de consumo 2022” sobre la importancia de conocer al consumidor, de apoyar el talento local y de la economía circular. “La sostenibilidad es clave. También la ética laboral y tenemos que pensar la forma en la que producimos las cosas. ¿Qué tenemos que nos represente como industria y que pueda trabajar de la mano con la tecnología? Tenemos riqueza en historias y materiales”.

Además, agregó que la moda rápida se ha ralentizado desde hace una década. El consumidor está buscando productos de calidad que permanezcan en el tiempo. Por lo tanto, una opción para las marcas es que produzcan colecciones de la mano de los clientes.

Ixel Moda también tiene la franja Moda Viva en la que se muestran, mediante fashion films, las propuestas de diseñadores de moda nacionales, como Diego Guarnizo, Judy Hazbun y María Luisa Ortiz, y las presentaciones de las universidades invitadas para esta edición de México, Uruguay, Panamá, Brasil y Colombia.

“La Subienda”, la colección que presentó Guarnizo, fue una propuesta con piezas como el sombrero vueltiao o apliques de caña flecha provenientes de los artesanos de Tuchín, Córdoba y figuras de peces sobre las prendas.

Guarnizo cuenta que se inspiró en un recuerdo de su infancia para crear la colección. “Recuerdo con mucho amor y emoción cuando tenía seis o siete años y vivíamos con mi mamá en el Fresno, Tolima. El fin de semana del Domingo de Ramos me llevaba al Puerto de Honda, a orillas del Río grande de Magdalena, para comprarle a los migrantes pescadores las sartas de nicuros, bagres y bocachicos. En mi memoria se quedó grabada la danza de los pescadores subidos en sus canoas con su acrobático equilibrio tirando las monumentales atarrayas al ritmo del oleaje del río que traía consigo las melodías musicales de las ciénagas caribeñas y que en este puerto se fusionaban con los ritmos alegres de la montaña con un solo objetivo: festejar la vida", cuenta el diseñador.

Agrega que el poder de la vida y del agua “me inspira a resaltarla y protegerla en esta colección que estará disponible en noviembre, mismo mes en el que los peces de la subienda se guardan en las ciénagas esperando el paso del invierno y así retomar de nuevo su cortejo amoroso en el siguiente inicio del verano. Prometo cuidar el medioambiente, hacer prendas con orgullo nacional y con conciencia”.

Vea aquí el fashion films:

Aquí puede ver el fashion films de la diseñadora Judy Hazbún:

Aunque los interesados en participar del evento podían inscribirse a través del sitio web www.ixelmoda.com y tener la novedad de elegir un avatar personalizado para navegar por la plataforma, el acceso era complicado. Además, hizo falta difusión y disponibilidad para participar en las charlas magistrales.

Comparte en redes: