Janet Yellen versus el dólar

Quienes acumulan esta divisa esperan que una economía más fuerte obligue a la Reserva Federal de EE.UU. a abandonar anticipadamente las tasas de interés bajas.

El Senado de EE.UU. confirmó a Janet Yellen como jefa de la Reserva Federal (Fed). / EFE

Los entusiastas del oro pasaron años apostando a la pérdida de la credibilidad de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), acumulando monedas y barras contra el inminente colapso del dólar. Este año la prueba de credibilidad para Janet Yellen, que pronto reemplazará a Ben Bernanke en la presidencia de la Fed, se revertirá, y la señal de la pérdida de confianza de los mercados sería un dólar fuerte.

Pero un tema distinto es el nivel de confianza que se haya generado. Quienes están acumulando oro temen hiperinflación o el colapso de la civilización. En cambio, quienes acumulan dólares esperan que una economía más fuerte obligue a la Fed a abandonar antes de lo planeado su política de tasas de interés bajas, apoyando la moneda mediante tasas más altas.

Por ahora, los incrédulos siguen siendo una minoría. Los fondos de futuros de la Fed determinan que hay una probabilidad de uno en cuatro de que haya un aumento en las tasas antes del próximo mes de enero (el verano pasado se consideraba casi una certeza). Bernanke ha convencido a los inversionistas de que la reducción en la compra de bonos de la Fed anunciada el mes pasado, que sería de US$85.000 millones a US$75.000 millones al mes, no sería necesariamente el inicio de un ciclo de política monetaria más estricta.

Hay dos motivantes principales para un dólar más fuerte que deberían considerarse por separado. El primer motivante es una economía de Estados Unidos más fuerte. La última encuesta de economistas de Consensus Economics arrojó que esperaban un crecimiento de 3,1% en los Estados Unidos para este año, contra un nivel inferior a 2% para el año pasado. Es comprensible que haya cierta cautela: es la misma cifra que se esperaba cuando en el inicio de 2012 y está por debajo de los pronósticos equivalentes para 2010 y 2011.

El segundo factor es la credibilidad de la Fed: ¿sería posible que la institución se vea forzada a aumentar las tasas de interés antes de que el desempleo caiga a su nuevo y más bajo objetivo de 6,5%? Este es el punto en el que comienza a pesar la credibilidad de Yellen.

Quienes son optimistas con respecto al dólar piensan que está por comenzar un nuevo período de fortaleza que tardará varios años. En efecto, algunos sostienen que ya ha comenzado y no se ve que el dólar se esté fortaleciendo, porque el euro es todavía más fuerte.

Si se mantiene la credibilidad de la Fed, el aumento en las tasas de interés en 2015 y 2016 se debería calcular dentro de algunos meses, lo cual ayudaría al dólar. Una reacción más temprana requiere de un nivel excepcional de creación de empleo, o de dudas entre los inversionistas con respecto a que la Fed cumpla su promesa.

467328

2014-01-07T23:00:14-05:00

article

2014-01-07T23:05:17-05:00

none

James Mackintosh / Financial Times

Economía

Janet Yellen versus el dólar

29

2769

2798