Juristas decidirán suerte del contrato de arrendamiento de sede de la contraloría

El Tribunal de Arbitramento se constituirá una vez los árbitros designados acepten su nombramiento.

Sede de la Contraloría en Gran Estación.

Fueron designados los juristas José Alejandro Bonivento Fernández, Héctor Marín Naranjo y Fernando Escallón Morales como árbitros dentro del trámite de la demanda que presentó el pasado 12 de diciembre la Contraloría General de la República con el fin de obtener la declaratoria de nulidad absoluta del contrato de arrendamiento de la sede de la entidad en el edificio Gran Estación.

La audiencia de designación de los árbitros se realizó en el Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, con la presencia del contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, y la directora de la Oficina Jurídica del organismo de control, Martha Juliana Martínez Bermeo, dice el informe de prensa.

Por la Sociedad Proyectos y Desarrollo asistió en calidad de apoderada judicial de esta firma la jurista Marcela Monroy Torres. Dos de los árbitros fueron escogidos de común acuerdo entre las partes, el tercero fue por sorteo.

Señala el informe que el Tribunal de Arbitramento se constituirá una vez los árbitros designados acepten su nombramiento y se haga también la elección del secretario del mismo.

Destaca el informe de prensa de la Contraloría General que los árbitros nombrados son reconocidos juristas: José Alejandro Bonivento Fernández fue magistrado de la Sala Civil y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia. Héctor Marín Naranjo fue también magistrado de la Sala Civil de esta misma Corte, y Fernando Escallón Morales es abogado de la Universidad Javeriana con experiencia en contratación estatal.