La brecha salarial de género empeorará con el coronavirus

Noticias destacadas de Economía

Corea del Sur lleva mucho tiempo rezagada frente a otros países desarrollados en la promoción de la igualdad salarial entre mujeres y hombres. El pequeño progreso que ha logrado en los últimos años se ha visto impactado por el COVID-19, que golpea de manera desproporcionada a las trabajadoras.

Las mujeres surcoreanas ganaron 32,5 % menos que los hombres el año pasado, la brecha salarial más amplia entre los 37 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, donde la brecha promedio es de 13 %. La disparidad podría empeorar este año. Las mujeres representan dos tercios de la pérdida de empleos del país desde marzo, cuando la pandemia golpeó al sector de servicios y los empleos a término definido, en que las mujeres superan ampliamente en número a los hombres.

Lea también: Un directorio de expertas en economía para aumentar su participación en el debate público

Algunas han mantenido sus trabajos pero han sufrido recortes salariales, como Park Myeong-soon, aseadora de 64 años en una universidad de la ciudad surcoreana de Incheon. El brote del virus ha significado menos clases presenciales y turnos de rotación para reducir el riesgo de infección entre las personas encargadas del aseo. Esto ha generado menos trabajo y un salario reducido para Park.

“Este es un gran problema para las personas como yo, que vivimos de cada pago”, dijo por teléfono. “Es el momento más estresante y me temo que esta situación del COVID va a durar más”.

La vulnerabilidad de las trabajadoras en medio de la pandemia no es exclusiva a Corea del Sur. La situación no es mucho mejor en Japón, donde las mujeres representan la mayoría de los trabajos perdidos desde el brote, mientras que también tienen la carga del manejo de los niños confinados en casa. En Estados Unidos, esta crisis ha sido descrita como una shecession, haciendo referencia al mayor impacto en las mujeres.

Sin embargo, es particularmente doloroso para Corea del Sur, que ha estado avanzando para atraer a más mujeres a la fuerza laboral mediante la promoción de políticas como horarios de trabajo flexibles y licencia parental remunerada.

El Gobierno utiliza una estrategia que consiste en avergonzar públicamente, revelando las empresas que continúan empleando significativamente a menos mujeres que el promedio de la industria, y ofrece subsidios a las empresas que buscan contratar a mujeres que regresan a la vida laboral tras una interrupción profesional.

Le recomendamos: ¿Por qué es urgente redistribuir las tareas del hogar y el cuidado?

Antes de que estallara la pandemia, las mujeres habían superado el ritmo de empleo masculino desde 2015. La brecha salarial de género se había reducido un 37,2 % durante el mismo período.

Peores trabajos

Sigue siendo incierto si los trabajos que las mujeres perdieron serán restaurados a medida que la economía se recupera de la pandemia, dando nueva forma a la manera en que operan las empresas.

“Las mujeres son las primeras en recibir el impacto cuando hay una crisis económica, desde la crisis financiera asiática hasta el COVID-19”, dijo Bae Eun-kyung, profesora de sociología en la Universidad Nacional de Seúl, en un foro este mes. “Y cuando la situación laboral mejora, las mujeres terminan tomando trabajos peores que los hombres”.

La OCDE dijo en su Encuesta económica de Corea del Sur en agosto que la crisis del COVID-19 está agravando las desigualdades del país. Sugirió que el Gobierno publicara periódicamente su análisis de los salarios para lograr una remuneración más justa entre los géneros.

El colapso de los puestos de trabajo femeninos en Corea del Sur se debe a su enorme presencia en cargos de servicio cara a cara, así como en puestos a término más propensos a los despidos. Cerca de 31 % de las trabajadoras del país tuvieron trabajos de servicios o ventas el año pasado, casi el doble de la proporción de hombres.

Incluso entre quienes tienen trabajos similares, como Park y sus compañeros de trabajo masculinos, la división común del trabajo por género ha afectado más a sus colegas femeninas a medida que el virus avanza.

Park dijo que en su universidad, los hombres trabajaban afuera, limpiando estacionamientos y jardines, mientras que las mujeres limpiaban principalmente baños y el interior de aulas. Park dice que esto significó que los hombres se salvaron de ser divididos en grupos de rotación para reducir el riesgo de infección y no tuvieron recortes salariales.

Política gubernamental

La situación de género en Corea del Sur no llega al nivel de su estatus como hogar de algunas de las empresas más avanzadas del mundo, como Samsung Electronics Co. y SK Hynix Inc.

La brecha sigue siendo amplia en las posiciones de liderazgo. La proporción de mujeres que ocupan puestos directivos en grandes empresas privadas financiadas por el Estado fue de 19,8 % el año pasado, frente a 20,6 % en 2018, según datos de la oficina de estadísticas. Las mujeres surcoreanas ocupan solo 19 % de los escaños de la Asamblea, por debajo del promedio mundial de 25 % en datos compilados por la Unión Interparlamentaria.

Gran parte del estímulo del Gobierno este año, incluido el cuarto presupuesto extra propuesto, se ha centrado en proteger los empleos y trabajadores vulnerables, pero no ha hecho mucho para resolver la desigualdad de género.

“Los Gobiernos pueden brindar apoyo a cada sector, pero les resulta difícil hacerlo para un género específico, porque las opciones laborales son individuales”, dijo Joseph Han, economista del Instituto de Desarrollo de Corea.

Comparte en redes: