La iniciativa que busca una ganadería más sostenible en el Cesar

Noticias destacadas de Economía

Daniela Mariuzzo, vocera de IDH en América Latina, explica en qué consiste una alianza con la empresa privada para aumentar la productividad en este departamento.

La semana pasada, Alquería, Nestlé y Yara anunciaron su participación en una alianza para un desarrollo más sostenible del sector lechero en el Cesar. El proyecto es coordinado por la Iniciativa de Comercio Sostenible (IDH), que, desde el sector privado y con el apoyo de gobiernos como el de Holanda, Suiza y Dinamarca, busca transformar las cadenas productivas hacia modelos más sostenibles, desde los eslabones primarios hasta el consumidor.

Actualmente, según sus voceros, IDH trabaja en más de 50 países, en las cadenas de 15 materias primas. El Espectador habló con Daniela Mariuzzo, directora del programa de paisajes para América Latina de IDH, para conocer el porqué de su interés en el Cesar y más detalles sobre cómo se desarrollará este proyecto en Colombia.

Inicialmente, se busca involucrar a 100 pequeños productores, en el norte y sur del departamento, “promoviendo mejores prácticas de pastoreo y otorgándoles herramientas y asistencia técnica para impulsar su competitividad”.

¿Cómo surgió este proyecto y por qué el interés en Colombia?

Invertimos en los países para tener una producción agrícola más sostenible, especialmente en países como Colombia y Brasil, donde la conservación es una parte esencial. Nuestra propuesta es que se produzca mejor, y la conservación es una consecuencia de eso. Apoyamos a los productores con asistencia técnica para un mejor uso del suelo, mejores procesos productivos y para evitar que se abran nuevas áreas, deforestar, para producir más alimento. En Colombia estamos hace casi 10 años; trabajamos con café, frutas, flores, y hace cuatro años empezamos la iniciativa Agro Colombia Productiva y Sostenible, con la visión de aportar recursos y traer socios para las principales cadenas productivas de Colombia. En 2019, aprobamos la decisión de la estrategia de paisajes sostenibles, porque lo que hemos aprendido con los años es que trabajar solo con las cadenas de suministro no es suficiente: hay que tener un plan de largo plazo para la sostenibilidad de los territorios.

En Colombia se seleccionaron los paisajes de Cesar, Magdalena y Huila, según los miembros de Agro Colombia Sostenible. Cesar es un departamento muy especial para nosotros porque la agenda no solo es de agricultura, sino también de minería. Holanda tiene compromisos para disminuir el consumo de carbón, hay una agenda construida hasta 2030, hasta que se acabe la compra de carbón de Cesar. Entonces, al tiempo que se reduce la minería, hay que tener otras actividades. La agricultura es gran parte de la solución.

¿Cuál es el papel de las empresas?

Con Nestlé, Alquería y Yara había conversaciones desde la Alianza. El lugar para empezar, para Alquería y Nestlé era cesar, porque tiene muchas fincas y productores que les dan la materia prima. Está la visión de mejorar el uso de suelo, porque hay degradación y baja productividad. Pasamos casi tres años planeando, porque son empresas competidores, así que la primera gran conquista de lo que estamos haciendo es tener empresas que están pensando en una agenda precompetitiva y pensando más en el sector y en el paisaje que en sus propios negocios. Yara se juntó porque está en toda la producción. La visión es crear modelos sostenibles a los que se pueda dar escala. Se empieca con pocos, para luego compartir los aprendizajes para dar escala a los otros productores y crear un ciclo de prosperidad.

¿Qué es ser sostenible para IDH, sobre todo cuando para muchas personas esto es incompatible con la ganadería, por el consumo de agua, las emisiones y un auge del vegetarianismo y veganismo?

Como brasileña, especialista en temas pecuarios (hace 20 años trabajo en esto), sé que es una pregunta que todos están haciendo. La productividad y el uso de suelo importan. Holanda es pequeño, pero si se mira los números de exportación de agricultura, ocupa el segundo lugar después de Estados Unidos, no en toneladas, sino en valor añadido, porque producen semillas y exportan conocimiento. Brasil, que exporta muchas toneladas, está en quinto. En cada hectárea que hay es posible producir mejor, y eso también impacta las condiciones de vida de la gente. Se trata de usar el suelo de la mejor forma posible, con los suministros necesarios para mejorar productividad del suelo, y por eso Yara está, porque es difícil y caro mejorar la productividad de un suelo. Es lo más caro para un productor. Por eso se ve tanta pastura degradada.

El agua es un tema global, pero si se conservan las áreas de vegetación nativa, se da protección para el agua; se puede seguir tomando leche y comiendo carne. Es necesario en este momento mejorar la producción antes de decir: no comemos más porque no es sostenible. La inteligencia en el uso de los recursos y la economía circular son dos agendas muy importantes para IDH al apoyar la producción.

¿Qué resultados esperan con el proyecto?

El abordaje del paisaje se llama PPI (producir, preservar e incluir). Para el proyecto empezamos con 2700 hectáreas de área de producción de pasturas para leche. La meta es que crezca de 2,5 litros por animal por día hasta 6. Para que un productor logre eso son necesarias muchas inversiones. La agenda de protección, con este programa, es: cerca de 3000 hectáreas de vegetación nativa conservada y la restauración de 300 hectáreas de vegetación degradada. Empezaremos con 60 familias que serán beneficiadas, para lo que estamos invirtiendo más de 500.000 euros entre todos. Trabajamos con las instituciones financieras, para entender cómo pueden hacer parte del modelo de negocio y apoyar en la parte de los riesgos que enfrenta el productor agropecuario.

¿Las 60 familias seleccionadas son proveedores de las empresas?

Aun están por ser escogidas, pero están directamente conectadas como proveedores en el campo. Uno de los criterios es que sean proveedores y también que quieran, porque podemos traer los paquetes, pero puede haber productores que no quieran involucrarse. Aún no tenemos los nombres; vamos a empezar a dejar más claro en qué municipios estaremos y quiénes serán los primeros 60.

Comparte en redes: