A. Latina debe aprender a crecer con menor demanda externa, dice FMI

Brasil siendo un gigante en la región con 200 millones de personas y una voluminosa economía no está registrando un buen momento, dijo.

Bloomberg News

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, se mostró "preocupada y optimista a la vez" ante la desaceleración económica en Latinoamérica, ya que debe permitir una transición hacia un modelo de crecimiento menos dependiente de la demanda externa.

"Las autoridades tienen que analizar el crecimiento potencial, y las nuevas fuentes de crecimiento y probablemente deberían mirar al mercado doméstico algo más que a las circunstancias externas, porque la demanda de materias primas va a ser menor y los precios descenderán en el mercado local", explicó en una entrevista con Efe en un hotel de capital chilena.

Lagarde concluye una gira latinoamericana de una semana en la que ha visitado primero Perú y después Chile y en la que ha tenido tiempo para entrevistarse tanto con las autoridades locales como con empresarios y sectores de la sociedad civil.

La región se encuentra inmersa en un frenazo económico debido a la bajada de la demanda externa y el descenso de los precios de las materias primas, algo que comienza a preocupar a sus líderes ya que puede poner en riesgo los logros sociales logrados tras una década de crecimiento sostenido.

Para la directora del FMI, "la significativamente buena posición monetaria y fiscal de gran parte de los países debe ser asegurada"; y agregó que tienen mantenerse también los programas sociales para no cejar en la reducción de la desigualdad y el aumento de la incorporación de sectores de la población a la clase media.

Pese a las dificultades, Lagarde reconoció los esfuerzos de las autoridades de Perú y Chile y les urgió a avanzar en el proceso de reformas estructurales para mejorar la productividad, la competitividad y aumentar sus ingresos fiscales.

Asimismo, comentó la situación de las economías de Brasil, con unas perspectivas de crecimiento casi nulo para 2014, y Argentina, para la que el FMI prevé una contracción de 1,7 % en este año.

"Es cierto, Brasil siendo un gigante en la región con 200 millones de personas y una voluminosa economía no está registrando un buen momento desde el punto de vista del crecimiento", aseguró.

Por ello, indicó, "estaremos atentos a la mejoría de la posición fiscal y del crecimiento y las señales que ofrezcan a los mercados de que está determinado a perseguir esas metas".

Entre ellas, destacó el nombramiento por parte de la presidenta brasileña Dilma Rousseff de Joaquim Levy como ministro de Finanzas.

"Leí con gran interés las primeras declaraciones de las nuevas autoridades", dijo al comentar el reciente nombramiento, que ha sido interpretado como un guiño a los mercados que se habían mostrado suspicaces sobre la falta de reformas en la economía brasileña.

Respecto a Argentina, evitó polémicas y expresó su deseo de continuar la "mejoría" de las relaciones con ese país, al reiterar su disposición a centrarse en "las claras necesidades" que muestra esa nación.

Si en Latinoamérica el crecimiento se ha desacelerado, en la zona euro continúa siendo un motivo de preocupación.

La ex ministra de Finanzas de Francia reconoció "indicios de mejoría, pero está claro que el repunte en el crecimiento" es "limitado".

En sus últimas previsiones, el FMI redujo de nuevo los pronósticos para la zona euro a un 0,8 % para este año y de 1,3 % para 2015.

Dio, en este sentido, la bienvenida al "plan Juncker" de inversiones en la zona euro como "un paso adecuado en la dirección adecuada", aunque precisó que deberá ser valorado según su "eficacia".

Finalmente, celebró que Estados Unidos, la primera economía global, haya consolidado la recuperación después de la crisis financiera de 2008 y registre tasas de crecimiento saludables de cerca del 3 %

"Fue el líder de la crisis, en primer lugar, así que espero que sea también el líder de la recuperación", concluyó no sin cierta ironía.