'Latinoamérica crecería 2,3% este año': Banco Mundial

La disminución en el precio mundial de los metales y la incertidumbre frente al desempeño de China serán determinantes.

El economista jefe del Banco Mundial para Latinoamérica y el Caribe, Augusto de la TorreEFE

Un informe publicado este miércoles por el Banco Mundial, proyectó que Latinoamérica al cierre de este año crecería 2,3% debido a que factores externos como la disminución en el precio de los metales industriales y una mayor incertidumbre frente al desempeño de China no dejan de nublar el panorama regional.

Según Augusto De la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina, existe como de costumbre, una gran heterogeneidad en el crecimiento de la región. Por ejemplo, mientras que para Venezuela se estima una expansión de 1% para 2014, para Panamá la proyección es del 7%. Entretanto, el PIB de Chile y Colombia crecería por encima del 3,5%, mientras que Brasil lo haría al ritmo del 2%.

“La disminución cíclica del crecimiento durante el período 2013-2014 se debe en buena parte a circunstancias mundiales que los tomadores de decisiones no pueden controlar. La pregunta es si esta disminución cíclica es un síntoma de una desaceleración más permanente en el crecimiento a largo plazo”, dijo De la Torre quien cree que una tasa de equilibrio para el crecimiento alrededor de 2,5% para Latinoamérica, “sería insuficiente para mantener el ritmo de progreso al que la región se acostumbró en los últimos 10 años”.

De acuerdo con el reporte del organismo, esta estimación se hizo en medio de una coyuntura en la que “los inversionistas internacionales vuelven su mirada hacia las economías avanzadas, particularmente hacia Estados Unidos, como resultado de la normalización de su política monetaria. Las economías emergentes se enfrentan a un endurecimiento de las condiciones financieras. Aun así, el impacto de este giro en flujos de capital es menos trascendente para América Latina y el Caribe”.

Agrega el reporte que en la última década la Inversión Extranjera Directa (IED) y las remesas “han pasado a representar una proporción más alta de los flujos netos hacia la región”. “Rompiendo claramente con el pasado una vez más, la región equilibró sus fuentes de financiamiento, alejándose de los flujos de cartera y del crédito bancario y moviéndose hacia la IED y las remesas. Esto forma parte de una reestructuración más profunda, mediante la cual la región se ha desendeudado y convertido en acreedor neto frente al resto del mundo”, dijo De la Torre.

 

últimas noticias