¿Qué le espera al sector TIC en 2017?

Este año podrá ser difícil para los negocios y los consumidores. El sector no superará en la parte de telecomunicaciones los $34 billones de ingresos y los servicios probablemente se encarecerán para los usuarios. Sin embargo, aumentará la oferta de dispositivos con funciones como la realidad virtual.

Velocidades mayores a 100 Mbps en LTE seguirán siendo un sueño en el segmento masivo, según el exfuncionario.
Velocidades mayores a 100 Mbps en LTE seguirán siendo un sueño en el segmento masivo, según el exfuncionario. iStock

A pesar de su enorme dinamismo y de ser fuente de innovación y nuevos productos continuamente, el sector muy posiblemente tendrá un difícil año de negocios y no superará en la parte de telecomunicaciones los $34 billones de ingresos, reduciendo su utilidad neta, que de por sí desde el 2015 viene estando cercana al 1,2 %. Por otra parte, en cuanto al software, continuará creciendo, superando los $10 billones en ingresos. Crecimientos de dos dígitos usuales en el período 2006-2010 o cercanos al 4 % como se dieron hasta 2014, no volverán a verse pronto.

El efecto anterior se verá además potenciado por el reciente aumento de la carga tributaria, por lo que se tendrán nuevas ventas de empresas, como es el caso de la ETB, Avantel o Azteca, y la creación de nuevas alianzas operativas o de inversión, como puede ser Movistar y Tigo. Es muy poco probable que se presenten nuevos inversionistas o que aquellos con posibilidades de traer capital del extranjero lo hagan, caso de AT&T como dueño de Directv. Todo ello redundará muy seguramente en un incremento de los precios de los servicios a los colombianos, el cual se sentirá desde principios del año.

En la arena legal, los conflictos corren el riesgo de acentuarse, por cuanto se tendrán fallos de los tribunales colombianos en la reversión de activos de Movistar y Claro y del Ciadi del Banco Mundial en Washington, por demanda al Estado colombiano de Claro, muy seguramente en sentidos contrarios. Ello agregará mayor combustible al ya bastante conflictivo sector TIC, con lo cual los reclamos de los operadores por la concentración del mercado en Claro y la falta de acciones del Gobierno y regulador serán tema recurrente de discusión en 2017.

En cuanto al escalafón mundial, según el Foro Económico Mundial, Colombia ocupó en 2016 la posición 68 en el indicador NRI, que mide la madurez de los países en el sector TIC, por detrás de Chile, Uruguay, Costa Rica y Panamá, y por delante de Brasil, Ecuador y Perú en la región de Américas. El mejor puesto del país fue el 58 en 2011. Los problemas más importantes están relacionados con el ambiente político y regulatorio, el bajo impacto de la tecnología en los negocios y la alta tributación en el sector. Ninguno de estos tres factores puede mejorarse en el corto plazo y mucho menos en un 2017 lleno de discusiones electorales.

Pero por supuesto este dinámico sector de las TIC traerá para los amantes de la tecnología y el entretenimiento nuevos smartphones y plataformas de juegos con funciones de realidad virtual, apoyados en un mejor procesamiento, mayor memoria, chips más veloces y nuevos diseños, derivados algunos del anterior proyecto Ara de Google. Velocidades mayores a 100 Mbps en LTE seguirán siendo un sueño en el segmento masivo, mientras que por el lado corporativo empezarán a darse soluciones en la nube de IoT, aunque este segmento seguirá siendo muy marginal en los negocios en Colombia en 2017. Continuará igualmente la lucha por el lucrativo negocio de juegos y el relanzamiento de plataformas para el placer y alegría de las viejas generaciones que jugaron y juegan clásicos como Súper Mario.

Precisamente, gracias al vertiginoso avance del sector TIC, un emprendedor que en 1990 necesitaba US$2 millones para tener un prototipo, hoy en día puede hacerlo en meses de trabajo y con US$50.000. Lamentablemente, en relación con la economía digital, su impacto será ralentizado por la uberización (“mañana se despierta y se da cuenta de que su trabajo ha desaparecido”) de las discusiones en sectores como el de turismo, logística y postal, financiero y transporte. A pesar de lo anterior, se prevé un aumento en la provisión desde el exterior de servicios transfronterizos en maquinaria interconectada, Big Data, logística y back office y cada vez mayores ahorros en inversiones de capital mediante las tecnologías en la nube.

 

 

últimas noticias

La distorsión del microcrédito