"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

Leche, ¿origen de la riqueza?

Una investigación reseñada por The Economist habla de una posible relación entre la tolerancia a la lactosa y la prosperidad de Europa.

123rf

 El sistema digestivo de los bebés, y el de todos los mamíferos en su etapa más temprana, está diseñado para procesar la lactosa, el principal carbohidrato contenido en la leche, con la ayuda de una enzima llamada lactasa.

Sin embargo, dos tercios de ellos dejan de producir la enzima luego de ser destetados y en consecuencia carecen de esta durante la adultez. Una investigación reseñada por The Economist sugiere que hay una relación entre esa particularidad genética y el porqué de que algunas naciones sean más ricas que otras.

El documento, titulado “El rol de la persistencia de la lactasa en el desarrollo precolonial” y publicado por el Journal of Economic Growth de la Universidad de California, recoge registros históricos sobre flujos migratorios para calcular la composición étnica de 108 países de África, Asia y Europa en el año 1500.

El autor, C. Justin Cook, asume que la tolerancia a la lactosa de las distintas etnias no ha cambiado con el paso de los años, y así, usando los datos que existen hoy, calcula la población que en ese entonces habría sido capaz de procesar la lactosa.

Resulta que, según la investigación, los que tienen mayor índice de tolerancia a la lactosa son los europeos occidentales precoloniales –Suecia, por ejemplo, con un 96% de la población-, y los de menor capacidad de procesar la leche son los originarios de África subsahariana y del sudeste asiático.

Usando la estadística, se pudo establecer que mayor persistencia de la enzima lactasa está relacionada con 40% de aumento en la densidad de la población. Otras investigaciones han dado cuenta también de la relación entre la persistencia de la lactasa, la demografía, las consecuencias sobre la salud y, en consecuencia, la selección natural.

Lo que propone Cook, en un sentido similar, es que las ventajas que da a las naciones el líquido blanco son varias. Quienes pueden digerirlo, tienen la posibilidad de aprovechar los recursos de una forma más eficiente. Del ganado no sólo sacan provecho, como el resto de la gente, de su lana o pieles o su capacidad de tracción, sino que pueden literalmente extraer energía líquida, llena de vitaminas y proteínas, que, según la investigación, hicieron a los pobladores precoloniales más resistentes a la enfermedad.

Una población sana y robusta, dice Cook, hacía más fácil para los gobernantes el desarrollo de infraestructura, sin duda mayor mano de obra y quizá hasta científicos. Eso se veía reflejado en el crecimiento y evolución de las ciudades.

Los trabajadores fueron cada vez más sofisticados, avanzaronn en tecnología y hasta puedieron crear ejércitos fuertes y sobresalir sobre otras civilizaciones. Cook concluye, entonces, que los sitios precoloniales densamente poblados como consecuencia en parte de su tolerancia a la lactosa tienden a ser más ricos hoy.

Vea el artículo completo haciendo clic aquí 

Temas relacionados