Liberty, el gigante de cable, llega al país

El gigante de los servicios de telecomunicaciones, banda ancha y televisión Liberty Global llega a Colombia como consecuencia de la adquisición de la multinacional Cable & Wireless Communications (C&W).

Liberty tiene marcas como Virgin Media en el Reino Unido./Bloomberg
Liberty tiene marcas como Virgin Media en el Reino Unido./Bloomberg

La transacción fue anunciada a nivel mundial el año pasado y se completó con un monto cercano a US$7.400 millones. C&W, con base en el Reino Unido y listada en la bolsa de Londres, está presente en el país desde hace dos años, cuando absorbió la operación de Columbus.

Presente en 42 países, C&W ha concentrado su participación en Centroamérica y el Caribe. Suma cerca de 4.000 empleados y US$2.000 millones en ingresos. En Colombia controla cuatro de los nueve cables submarinos de fibra óptica que llegan al país por el mar Caribe y que pertenecen a una red de cerca de 44.000 kilómetros de fibra óptica.

Su negocio a nivel nacional está enfocado sobre todo en proveer soluciones a empresas, lo que se conoce como business to business, o B2B, es decir, negocios entre empresas, sin llegar al consumidor final. C&W, a través de su división Business, entrega servicios de telecomunicaciones a cerca de mil organizaciones que pueden ir desde instituciones educativas hasta entidades del Estado, pasando por bancos.

Liberty, por su parte, está listada en Nasdaq y ha tenido presencia principalmente en Europa, donde provee servicios de televisión y banda ancha bajo marcas como Virgin Media, Ziggo, Unitymedia, Telenet y UPC. Suma casi 37.000 empleados y US$18.300 millones de ingresos, y de sus 27,5 millones de clientes, solo 1,7 millones han estado en sus divisiones en las islas del Caribe y América Latina. En esta última región apenas tenía presencia en Puerto Rico y Chile. Con la adquisición amplía sus operaciones a 18 mercados más.

A través de una teleconferencia ofrecida a varios medios globales, el presidente ejecutivo de Liberty, Mike Fries, explicó que con la adquisición no se esperan por ahora grandes cambios para el negocio en Colombia. Según él, “estamos atendiendo solamente negocios corporativos, pero la idea es eventualmente llegar al consumidor final”. Para la compañía, América Latina y el Caribe constituyen una región “en la que no hay gran cantidad de proveedores ni ofertas de servicios de TV paga, datos móviles y banda ancha”.

En el negocio de los servicios de telecomunicaciones en Colombia se han visto movidas recientes como la fusión de Tigo y Une y se empieza a hablar de la posible venta de la ETB. El mercado de televisión, telefonía y banda ancha, al igual que en gran parte del resto de América Latina, es comandado por América Móvil, del mexicano Carlos Slim, la multinacional española Telefónica, y Millicom, controlante en la fusión Tigo-Une.

A la pregunta de si contempla la posibilidad de comprar proveedores u operadores locales, Fries contestó a El Espectador: “Absolutamente, miraríamos la oportunidad de construir una presencia local. Hemos visto ese mercado muchas veces en los últimos años. La respuesta es sí. Sabemos que para ser exitosos en cualquier mercado hay que tener escala: si se empieza pequeño, hay que ver las oportunidades de volverte grande, nacional”.

Samuel Yohai, director de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, aseguró que la noticia de la llegada de Liberty es positiva. “Tienen unos bolsillos muy hondos, lo cual se requiere para un negocio intensivo de capital como las telecomunicaciones”. Respecto a lo que la llegada de la multinacional implica para los competidores, opinó: “Colombia ha probado ser un mercado competido y pienso que será más bien un reto para Liberty llegar al país y aplicar las mejores prácticas de las empresas nacionales e internacionales”.

Según la Asociación Colombiana de Ingenieros, con la llegada de Liberty “la competencia en Colombia no se afectaría porque no representa una concentración del mercado nacional. En el mercado internacional y específicamente en el de cable submarino, que interconecta los países, se podría presentar una concentración del mercado”. Asimismo, recomendó que Colombia promueva “la competencia de mas operadores que conecten al país en este tema y desconcentrar la conectividad con el extranjero, especialmente con Estados Unidos".

En un panorama en el que servicios como Netflix mandan la parada, el presidente de Liberty aseguró también que la firma invierte cerca de US$2.500 millones anuales en contenidos y está trabajando en servicios de contenidos por internet (conocidos como OTT) propios.

Temas relacionados