Aprender de los Líderes

Juan Carlos Restrepo: “En la DNE se juntaron los peores males del país: narcotráfico y corrupción”

Noticias destacadas de Liderazgo

lEn este episodio del podcast Aprender de los Líderes, el exconsejero de seguridad del expresidente Santos Juan Carlos Restrepo le cuenta a Ricardo De La Blanca cómo fue aceptar los puestos que nadie quería en el Gobierno y lo que aprendió de ellos.

“Tuve los cargos que nadie quería”, dice Juan Carlos Restrepo al recordar su paso por el servicio público en los dos gobiernos de Juan Manuel Santos en la conversación con Ricardo De La Blanca en este episodio de “Aprender de los Líderes” en El Espectador.

Y no fue solo su sueño infantil de ser policía lo que lo llevó a la Dirección Nacional de Estupefacientes, a la veeduría de la ley de Inteligencia y la liquidación del DAS y a ser el consejero presidencial de seguridad. “La confianza obliga” explica, y en todos estos encargos recuerda Retrepo que Santos le decía “es que no confío en nadie más para esta tarea”.

Aceptó la dirección de estupefacientes ante la insistencia del presidente Santos en que tendría todo su respaldo para hacerlo que fuera necesario. Dudaba de aceptar porque, dice, “en la Dirección de Estupefacientes se juntaban los dos peores males de este país: narcotráfico y corrupción, y uno es muy chiquito para pelear con esos enemigos”.

No niega que puso en problemas al presidente Santos porque “la política es cochina, el Estado es cochino”, y haber enfrentado lo que no duda en denominar como “un festín de corrupción de los políticos con los bienes de los narcos” generó muchas presiones.

“Lo más jodido era el enemigo interno, porque el Estado se había costumbrado a eso y nadie nunca les había dicho nada”, dice hoy. “Mis antecesores terminaron en la cárcel, aunque ya salieron y deben tener una fortuna que no se van a gastar en toda su vida”, asegura.

Pero si bien estuvo en el servicio público estos años, retrepo tiene una larga carrera en el sector privado, donde como abogado logró proteger la marca de cigarrillos Belmont que una tabacalera competidora había registrado en Colombia. Desde entonces trabajó muchos años con esa industria en Venezuela.

Y sin embargo, su pasión con los temas de seguridad y policía viene desde muy joven. Recién salido del colegio decidió con un grupo de amigos que no presentarían excusas médicas –como en esa época se solía hacer— para eludir el servicio militar obligatorio y con 45 compañeros se presentaron y un grupo numeroso terminó en el Sinaí en la misión de la ONU.

“Los amigos del colegio son los hermanos que uno escoge”, dice.

Escuche aquí el episodio de Aprender de los Líderes de esta semana:

Comparte en redes: