Líderes de UE celebrarán el miércoles nueva cumbre extraordinaria

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, anunció esta nueva reunión al término de una cumbre de la Unión Europea (UE).

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE celebrarán el próximo miércoles una nueva cumbre para discutir las medidas contra la crisis financiera, antes del encuentro que mantendrán los dirigentes de los países de la zona del euro ese mismo día.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, anunció esta nueva reunión al término de una cumbre de la Unión Europea (UE) destinada a avanzar en un paquete global de soluciones a la crisis financiera.

Van Rompuy dijo que es "plenamente consciente de las sensibilidades" que genera la relación entre los veintisiete estados de la UE y los diecisiete países del euro, pero recalcó que el proceso de toma de decisiones entre ambos grupos "debe ser tan estrecho como sea posible".

Por ello, dijo que su intención es mantener este formato de reuniones (primero un encuentro al máximo nivel a Veintisiete y luego otro a Diecisiete) "si es posible, en cada ocasión antes de las cumbres del euro".

Aun así, dejó claro que "quienes comparten una moneda común deben tomar las decisiones sobre esa moneda".

La reunión extraordinaria se ha convocado ante la petición de países, como el Reino Unido, que no pertenecen al euro para discutir entre los Veintisiete las medidas de aumento de la gobernanza económica en el área de la moneda única.

En términos más amplios, Londres ha formulado una petición formal para que los estados que no forman parte de la eurozona puedan discutir cuestiones relacionadas con la moneda única, ya que considera que tiene implicaciones para sus intereses económicos.

Suecia y República Checa apoyan la idea, pero España por ejemplo la rechaza de manera frontal, pues cree que este planteamiento puede suponer que los países que no forman parte del euro condicionen los avances de la zona de la moneda única.

Fuentes diplomáticas explicaron que el objetivo de Van Rompuy al establecer estas reuniones de líderes de los Veintisiete es satisfacer a todos: dejar claro que se informará al Reino Unido y los demás países no miembros del euro, pero sin que participen en la toma de decisiones.

La discusión sobre las relaciones entre los veintisiete miembros de la UE y los diecisiete países del euro ocupó buena parte del encuentro de los líderes comunitarios.

El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, defendió a su llegada a la cumbre que se traten a escala de toda la UE las cuestiones específicas de la zona del euro, ya que esas decisiones "pueden interferir en las estructuras de los Veintisiete, como el mercado único".

En cambio, el secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido, sostuvo ayer que los miembros del euro "no pueden estar sometidos a posibles vetos de otros países que no están en la zona euro sobre su avance en el gobierno económico".