Liquidación del Incoder terminó, dice el Ministerio de Agricultura

El fin de la entidad se decretó hace un año. El proceso no estuvo al margen de críticas de la Contraloría y demandas de nulidad ante el Consejo de Estado.

El Ministerio de Agricultura informó que la liquidación del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), decretada el siete de diciembre de 2015, finalizó el pasado seis de diciembre. La cartera resaltó que se logró cumplir con la meta de terminar el proceso en un año.

Entre las principales acciones que se llevaron a cabo durante estos 12 meses, señaló el Ministerio, estuvieron la centralización de la información y la recolección de archivos de las territoriales, en noviembre de 2015, “con el fin de salvaguardar la documentación del Incoder”. La Policía Nacional y la Procuraduría General de la Nación acompañaron ese proceso, “y se lograron remitir a Bogotá 10.762 cajas de archivo misional y administrativo. Este archivo fue ubicado en una bodega especializada y con las medidas de seguridad necesarias para garantizar la integridad de los archivos, una vez se informara de manera pública la liquidación de la entidad”, explicó la entidad.

Al respecto del manejo del acervo documental, la Contraloría General de la República (CGR) advirtió en octubre pasado “sobre los potenciales riesgos de pérdida de información por la falta de mecanismos de empalme transparente entre el Incoder y las Agencias Nacional de Tierras (ANT) y de Desarrollo Rural (ADR)”. Estas dos últimas entidades fueron creadas hace un año, con el fin de que cada una asumiera de forma especializada las funciones del desaparecido Incoder.

Luego de la advertencia de la CGR, el Incoder respondió entonces: “no existen riesgos de pérdida de información por cuanto se han tomado las medidas necesarias para blindarla, según lo establece el Decreto 1080 de 2015 en materia de conservación y protección de archivos documentales”. Y agregó: “Los hallazgos realizados por la Contraloría General de la República a la gestión del Incoder año 2015, previo al proceso liquidatorio, ya están en manos de las autoridades competentes”.

En el reciente reporte del fin de la liquidación que entregó el Ministerio, éste asegura que, para el caso de la ANT, “se tenía la proyección de entregar 28.434 cajas de archivos de carácter misional. El seis de diciembre de 2016 el Incoder en liquidación hizo la entrega física de 31.589 cajas de archivo, lo que constituye el 111% frente a la meta”. Para la ADR, de otro lado, la proyección era 2.664 cajas de archivos y la entrega física de diciembre dio cuenta de 2.771 cajas de archivo, 104% frente a la meta inicial.

Según la cartera agropecuaria, el Incoder en liquidación entregó, a la ADR, 83 distritos de riego de gran, mediana y pequeña escala a nivel nacional, entre los cuales se cuentan Ranchería, Tesalia y Triángulo del Tolima, así como 1.133 proyectos productivos a nivel nacional.

Del lado de la Agencia Nacional de Tierras, el Incoder entregó 4.200 bienes del Fondo Nacional Agrario y “depuró la información que tenía la contabilidad de este fondo y se legalizaron otras entregas que se habían efectuado durante la existencia de la institución”, dijo el Ministerio de Agricultura.

Asimismo informó que durante el proceso de liquidación fueron incorporados 111 empleos públicos a las Agencias y se suprimieron los demás empleos existentes, “respetando siempre los derechos laborales del retén social y fuero sindical”. Sin embargo, durante este año en las instalaciones de la entidad se observaron letreros y pancartas que advertían de una “masacre” laboral. En el Consejo de Estado se encuentran sin resolver, por lo menos, dos demandas de nulidad por inconstitucionalidad a los decretos que crearon la ANT y la ADR, interpuestas por dos trabajadores de la entidad liquidada.

Finalmente, el Ministerio reportó que se entregaron los procesos judiciales y disciplinarios a las Agencias, “para que continuaran su debido trámite”. También, las sedes físicas, mobiliario, vehículos, infraestructura tecnológica y los aplicativos que estaban bajo su custodia y administración.

“Una vez culminada la liquidación se constituyó a través de Fiduciaria de Desarrollo Agropecuario S.A (Fiduagraria) el patrimonio autónomo de remanentes PAR- Incoder, el cual continuará con la entrega de los archivos administrativos, realizando la representación judicial en los procesos que tengan origen en asuntos netamente administrativos y/o laborales con ocasión del proceso liquidatorio, el pago de los fallos judiciales y adelantar todos aquellos asuntos que subsistan con posterioridad al cierre de la liquidación”, concluyó el parte del Ministerio.

El Incoder fue creado durante la administración de Álvaro Uribe Vélez, bajo el decreto 1300 de 2003, para reemplazar las entidades que se suprimieron: el Instituto Colombiano de Reforma Agraria (Incora), el Instituto Nacional de Adecuación de Tierras (Inat), el Fondo de Cofinanciación para la Inversión Rural (DRI) y el Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura (INPA).

“Se tomaron una serie de entidades y más que fusionarlas lo que se hizo fue implosionarlas en el Incoder, que nunca pudo digerir esa cantidad de funciones. Ha venido dando tumbos y por eso la recomendación es especializarlo”, dijo a este diario, justo cuando se conoció la apertura de la liquidación, Juan Camilo Restrepo, jefe negociador con la guerrilla del ELN, exministro de Agricultura y miembro del consejo directivo de la Misión Rural. Esta última fue un grupo de expertos que diagnosticaron el sector rural colombiano y entregaron recomendaciones de política pública, entre las que estaban liquidar el Incoder y escindir sus funciones en entidades especializadas.

El liquidador fue Mauro Palta, un funcionario que hizo parte del equipo que le puso los santos óleos a la Dirección Nacional de Estupefacientes, y que se desempeñaba como secretario general del Incoder justo cuando se decretó el fin de la entidad. El exsubgerente Tierras de la liquidada, Carlos Carmona, pasó a ser Director Ordenamiento Social de la Propiedad Rural y Uso Productivo del Suelo en el Ministerio de Agricultura.