Listos para aumentar el techo de la deuda

Los legisladores de EE.UU. dijeron no tener impedimentos.

Obama derrotó a los republicanos en 2011 al negarse a negociar el techo de la deuda. / EFE

El Congreso votará esta semana para aumentar el límite de deuda de Estados Unidos, luego de que John Boehner, el líder republicano, abandonara a los conservadores de su partido y declarara que no iba a exigir ninguna condición para hacerlo.

Si la ley se aprueba, Estados Unidos no tendría que sobrellevar los duros combates bipartidistas que han caracterizado al debate por el presupuesto en la administración Obama y que contribuyeron a la caída de la confianza en la economía.

El anuncio de Boehner en una reunión de miembros republicanos de la Cámara de Representantes enfureció a muchos conservadores que han insistido desde hace tiempo en que los nuevos préstamos sólo deben aprobarse si hay concesiones por parte de la Casa Blanca.

La decisión de Boehner implica que el apoyo para lograr la aprobación la medida vendrá principalmente de los votos de los demócratas, pues pocos republicanos quieren votar por el llamado aumento limpio de la deuda.

Las tormentas de nieve que el servicio del clima ha pronosticado podrían afectar la fecha de la votación, pues se permitiría que los legisladores lleguen a casa antes de que se desate el mal clima.

“Ustedes saben que los miembros no están locos por votar el aumento del techo de la deuda. El hecho es que permitiremos que los demócratas aporten los votos. Nosotros pondremos una mínima cantidad de votos para que la ley sea aprobada”, dijo Boehner.

La Casa Blanca se vio duramente afectada por la lucha en torno al techo de la deuda a finales de 2011, pero logró obtener una ventaja el año pasado, cuando el presidente Barack Obama derrotó a los republicanos al negarse a negociar el tema.

Así, la decisión de Boehner le da una enorme ventaja a la Casa Blanca, que de nuevo insistió en que no negociaría con los republicanos.

“Espero que la táctica de amenazar con un cese de pagos por temas de presupuesto haya llegado a su fin, esté fuera de la mesa y nunca más se presente”, dijo Gene Sperling, director del Consejo Nacional Económico del presidente.

Según la ley de Estados Unidos, el Congreso debe aprobar los préstamos adicionales del Gobierno, que se dispararon durante los últimos años, mientras los déficits aumentaban por la crisis financiera y las medidas de estímulo que la siguieron.

El Tesoro ha dicho que el techo de la deuda debería aumentarse antes del 27 de febrero, de lo contrario, la recaudación tributaria probablemente no cubriría los desembolsos y llevaría a los Estados Unidos al borde de un cese de pagos.

Temas relacionados