"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 10 horas

Llegó a Colombia el casino que le apuesta a la salud

El Sun Nao Casino abre su primera sede en Cartagena esperando que la legislación mejore para que esta industria despegue y se pueda contribuir más al financiamiento de la seguridad social en el país.

Robert Brassai, gerente general de la organización Sun International para Panamá y Colombia. / Cortesía.

En medio de la discusión generada por las recientes propuestas del Ministerio de Salud, que busca aumentar los ingresos para la salud en Colombia por medio de modificaciones al sistema de aporte de seguridad social y mediante impuesto a las bebidas azucaradas, la primera sede del Sun Nao Casino en el país abre sus puertas en la ciudad de Cartagena.

Parte de la financiación de la salud en Colombia sale de los impuestos de las bebidas alcohólicas y también de los gravámenes a los juegos de azar. Por ello la llegada esta multinacional de casinos “podría implicar un mayor recaudo para el sistema de seguridad social”, aseguró Robert Brassai, gerente general de la organización Sun International para Panamá y Colombia.

Sun International es una organización empresarial sudafricana con sede central en Johannesburgo; propietaria de hoteles, centros de convenciones, casinos y parques de diversiones. Con 35 años de experiencia en el mercado del turismo y el entretenimiento, la organización tiene 24 casinos ubicados especialmente en Sudáfrica y países vecinos, y con incursión reciente en América Latina, específicamente en Panamá, Chile y ahora en Colombia.

La apuesta inicial del casino comenzó con de US$30 millones (más de $73 mil millones).Este nuevo punto de encuentro tiene un área de 3.200 metros cuadrados con capacidad para albergar en un ambiente de confort a más de 600 personas entre las salas y mesas de juegos. Además representa 180 nuevos empleos directos, de los cuales 90% son de ciudadanos cartageneros.

En dialogo con El Espectador, Brassai aseguró que están actualmente tanteando el terreno en Colombia, pero esperan y creen que existirá un beneficio mutuo con la apertura del primer Sun Nao Casino. De acuerdo con el empresario existen retos jurídicos y culturales en Colombia para que esta industria despegue, y cuando lo haga asegura que uno de los más beneficiados será el sistema de la salud.

La licencia para abrir establecimientos de juegos de azar en Colombia tiene una duración de cinco años, una legislación que según Brassai es altamente restrictiva para el progreso de los casinos en el país. Aseguró que es difícil que puedan recuperar la inversión en tan corto periodo de tiempo, sin embargo cuenta que su compañía toma esta iniciativa como un primer paso para abrir el mercado colombiano y que están dispuestos a correr el riesgo.

“Esperamos que el Gobierno amplié el periodo de la licencia en por lo menos 20 años. De otra forma la industria del juego en Colombia no alcanzará su verdadero potencial, el cual es gigante al considerar ciudades como Cartagena que es un referente internacional del turismo. Consideramos que entre mejor le vaya a los casinos mejor le irá al financiamiento de la salud en el país”, comentó Brassai.

El otro problema, y tal vez el más importante, que identifica el gerente del Sun Nao Casino es que en Colombia no hay cultura de juego. Al analizar los tamaños de los establecimientos de juego en el país se evidencia que su tamaño es una fracción de lo que hay en ciudades como Las Vegas, o incuso en las metrópolis de Chile.

Frente a este fenómeno Brassai argumenta que tras su llegada en Colombia su firma busca incentivar el juego responsable. Su público objetivo son personas que puedan apostar sin arriesgar su calidad de vida, sino que puedan disfrutar de la experiencia aun si pierden algo de dinero.

Además “es necesario transformar la visión de los casinos y considerarlos como centros de entretenimiento. En muchos de estos establecimientos hay restaurantes de primera calidad, bandas en vivo y pistas de baile. Por lo que no se trata de solo apostar, sino de vivir una experiencia”, concluyó Brassai.