Llegó la hora de revisar el modelo y la regulación del sector eléctrico: ACIEM

Propone rel enfoque privado de las empresas el sector eléctrico, especialmente en la comercialización.

Antonio García, presidente de ACIEMCortesía

Frente al fenómeno de ‘El Niño’ que el país superó este año, las autoridades regulatorias, de planeación, agentes generadores, las empresas y la ingeniería, pusieron a prueba todo el sistema eléctrico para enfrentarlo adecuada y oportunamente, señaló informe de ACIEM.

Superada esta etapa, es necesario y oportuno revisar el modelo del sector y la regulación, con miras a su fortalecimiento y con el fin de adaptarlo a los retos del país en materia energética en los próximos años, frente a un sector que ha demostrado ser maduro y que ha sido ejemplo nacional e internacional en su desarrollo”. pidió el presidente de ACIEM, Antonio García Rozo.

Es oportuno precisar si las medidas orientadas a garantizar la expansión del parque de generación deberían ser las mismas medidas operativas que permitirá a los agentes tomar decisiones óptimas para el sistema, señaló García.

ACIEM manifestó que en relación con la oferta de gas es pertinente determinar la real contribución de la planta de regasificación de la Costa Atlántica, por lo cual solicitó conocer los compromisos comerciales de la planta. “Y muy importante, conocer si se contempla ejercer un papel activo en la importación de gas natural para la atención de la demanda diferente a las plantas termoeléctricas”. indicó el dirigente gremial.

Estimó necesario incluir un análisis actualizado de la viabilidad de algunos proyectos, como el de autogeneración de Ecopetrol con gas natural y licuado del petróleo, sobre el cual se debería evaluar la posibilidad que se generara con un recurso más abundante como el carbón, liberando estos recursos de gas.

ACIEM considera que se debería revisar la apropiación directa de volúmenes de gas para proyectos, diferentes de las operaciones de producción, que no están completamente definidos lo que podría afectar seriamente los balances nacionales de oferta y demanda.

García propuso desarrollar una reglamentación para garantizar la realización y ejecución de los proyectos con los estudios debidamente sustentados que eviten posibles distorsiones del mercado e incentiven una oferta en un ambiente de libre competencia. 

Al referirse a la situación de Electricaribe, el presidente Nacional de ACIEM reiteró las propuestas que deberían cambiar la crítica relación que vive con los usuarios de la Costa Caribe:

a) Enfoque empresarial. Revisar el enfoque privado de las empresas el sector eléctrico, especialmente en la comercialización, debido al impacto social que conlleva el proceso de suministrar un servicio vital a las comunidades sin las condiciones económicas mínimas que les permita responder.

Lo anterior obligaría al Estado a considerar su participación en la comercialización, dejando el negocio de redes a la empresa y regular cuando las condiciones socio-económicas de una comunidad así lo exijan, protegiendo las condiciones mínimas vitales que se requieren para vivir dignamente.

b) Gestión comercial. Rediseñar las estrategias comerciales y las acciones en el mercado con el fin de mejorar la gestión de cartera y evitar situaciones de vulnerabilidad, así como efectos de la debilidad económica del mercado. Por ejemplo, segmentar el mercado y gestionar la cartera acorde a sus características.

Esta estrategia se podría implementar sin desmontar los mecanismos existentes de suspensión, ante el no pago del costo del servicio. Es claro que la comercialización en condiciones especiales falló, razón que llevó al Gobierno Nacional a solicitar el desmonte del proyecto de Energía Social en la Costa Caribe.

c) Gestión operativa. A pesar de contar con los ingresos en el componente de distribución de la tarifa, en la que se contemplan los rubros o previsiones para mantenimiento y expansión, la empresa ha postergado estas inversiones por los problemas comerciales.

Con carácter urgente, el Gobierno debe revisar estos dos negocios y sus rubros correspondientes, con el objetivo de determinar la cantidad de dinero recaudado en cada actividad y destinarlos a labores específicas, que han sido utilizados en el mejor de los casos, en otros procesos comerciales como el suministro de energía eléctrica.

La causa raíz de la problemática de Electricaribe ha sido la demorada en la inversión, la consecuente falta en la atención de daños y la pérdida de reputación, que se agrava con la dificultad de los usuarios para comunicar las fallas del servicio, desmejorando la calidad del mismo.

ACIEM también llamó la atención sobre la concentración de la generación de la energía eléctrica en hidroelectricidad y gas natural lo que podría causar alguna vulnerabilidad, como se ha visto en épocas recientes, debido a los ciclos hidrológicos en el país, su variabilidad y a la disponibilidad de gas natural.

“Existe la necesidad de contar con el combustible más abundante en el país y el que mayor firmeza y confianza da al sistema de generación eléctrica como es el carbón para suplir la demanda del país, especialmente en los períodos secos, mediante la instalación de plantas en la vecindad de las bocas de mina de las explotaciones carboníferas”, dice el presidente del grmio.

ACIEM planteó que se debe pensar en plantas de gran tamaño, mayores de 500 megavatios para aprovechar las economías de escala. Igualmente, propuso que se podrían recibir estímulos por parte de los mecanismos de flexibilidad de la Convención de Cambio Climático, por la reducción de emisiones que se obtiene entre una planta operando con baja eficiencia y otra altamente eficiente.

“Las investigaciones y desarrollo tecnológicos en torno al cabrón, para contribuir a mitigar los impactos ambientales, lo convierten hoy en una opción energética para contribuir a la generación eléctrica del país”, indicó el dirigente gremial.

Temas relacionados