Los argumentos de Minhacienda para el aumento de los impuestos

Esta mañana se despertó el país en medio de la polémica por el articulado de la reforma tributaria que radicó el Gobierno en el Congreso. El IVA sube del 16 al 19%.

Bloomberg News

En medio de la polémica que se originó desde este miércoles en la noche cuando el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, radicó ante el Congreso el articulado de la reforma tributaria, salió Cárdenas al paso de las críticas y da sus argumentos para el aumento de los impuestos en el país. (Lea: Por fin se destapó la reforma tributaria)

Aunque sabía que estos 311 artículos que componen el proyecto causarían molestia en algunos sectores, tiene clara la apuesta del Gobierno. “Esta reforma es necesaria, inaplazable y oportuna. Si no se hace se encarecen los intereses en un futuro y se tendrán que recortar los programas sociales para la población vulnerable. Ya sería muy tarde”. (Lea: Este es el texto completo de la reforma tributaria)

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) sube del 16 al 19 %, sube el impuesto a las bebidas azucaradas, a los cigarrillos, la gasolina, los planes de datos y voz y comenzarán a declarar renta los colombianos que tengan ingresos mensuales desde $2,7 millones. Medidas que afectarán el bolsillo de la clase media. Entre otras novedades, se castigará con cárcel la evasión de estos impuestos.

En diálogo con Blu Radio, el ministro de Hacienda explicó por qué es necesario el aumento de estos impuestos e intentó mostrar a los colombianos que los beneficios serán mayores al sacrificio de sacar este dinero de su bolsillo.

Uno de los impuestos que causa esta mañana revuelo en las redes sociales porque casi que abarca a una importante cifra de colombianos es el aumento del IVA a las cajetillas de cigarrillos. Pasaría de costar $3.000 a $4.600. A este se suma el impuesto a las bebidas azucaradas. Ambos, argumenta el Gobierno, hacen frente a los problemas de salud como el tabaquismo y la obesidad.

“Colombia tiene un problema serio de tabaquismo y la razón de ser de esa realidad es que los cigarrillos son anormalmente baratos. Tenemos los más baratos de América Latina con excepción de Paraguay. Los impuestos son muy bajos”.

En la actualidad los productores de cigarrillo pagan $700 de impuestos por cajetilla, la idea del Gobierno es que suba a $2.100. “Así nos ayuda a reducir el consumo y a resolver este problema de salud pública”.

El caso de las bebidas azucaradas es muy similar. Subiría $300 por litro. “Es un impuesto que consideramos conveniente sobre todo para generarle recursos a la salud porque dará dinero para que Colombia cumpla la ley estatutaria de salud”, indicó el ministro aclarando que continúan sin impuestos las aguas minerales para promover su consumo.

En la reforma se propone un impuesto verde para todos los combustibles líquidos, con dos excepciones: el gas y el carbón, para contribuir a la lucha contra el cambio climático. Dicho impuesto afectará a una gran parte de los colombianos.

Para Cárdenas este impuesto “no se va a sentir”. Dice que serían aproximadamente 200 pesos por galón lo que subiría, “no es una cifra desproporcional” y en cambio si gana mucho Colombia porque, en palabras del ministro, de esta forma podría cumplir los compromisos que adquirió sobre la reducción de emisiones de carbono y obligaría a que otros países también lo cumplan.

Otro impuesto que genera dolor de cabeza es el servicio de internet, datos móviles para ser más exactos. Aunque a los estratos uno y dos no se les cobrará el impuesto para el servicio de internet fijo, los planes de datos y voz sí tendrán un gravamen del 4%.

“Los planes de consumo tenían IVA pero por error de redacción solo se cobraba por el consumo de voz y no de datos que es lo que más usan los colombianos, por eso ahora el impuesto aplica sobre la totalidad del consumo de datos y voz”, agregó el titular de la cartera de Hacienda, destacando que este dinero recaudado beneficiará al sector de deportes y cultura.

Señala que antes todos los celulares tenían IVA, ahora en el articulado de la reforma se eximen los teléfonos móviles que cuesten menos de $650.000.