"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 8 horas

"Los estúpidos recortes presupuestarios dañarán la economía del país": Obama

El presidente de Estados Unidos dijo que no puede forzar al Congreso a que tome buenas decisiones.

AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió que los recortes presupuestarios "severos" y "estúpidos" que entran en vigor este viernes en Estados Unidos costarán empleos y dañarán a la economía del país.

"Yo no soy un dictador. Soy un presidente", dijo Obama desde la sala de prensa de la Casa Blanca minutos después de su primer encuentro con los líderes del Congreso desde el inicio de esta última crisis político presupuestaria.

"Lo que no puedo hacer es forzar al Congreso a que tome buenas decisiones", expresó el mandatario. "Ante la ausencia de determinación de parte del presidente de la Cámara de Representantes, (el republicano) John Boehner, y de otros líderes a la hora de colocar los intereses de las familias de clase media por encima de la política, estos recortes van a entrar en vigor", agregó.

La presidencia demócrata ha hecho sonar las alarmas desde hace varios días sobre las consecuencias concretas de una amputación de gastos de 85.000 millones de dólares sobre los siete últimos meses del año fiscal, o sea un 8% para defensa y 5% para otros sectores, hablando de desempleo parcial de funcionarios y afectaciones en los servicios públicos.

Obama estimó que estos recortes "innecesarios" van a debilitar a la economía, perjudicar el empleo y son una prueba de que ambas partes deben lograr un acuerdo. "No va a ser el apocalipsis como algunos dicen (...) pero va a tener un impacto en la gente", expresó.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó el jueves que el aún frágil crecimiento del país podría reducirse 0,5 puntos porcentuales debido a los recortes. Discusión sobre los ingresos "terminó", dice Boehner.

Por su parte, Boehner insistió este viernes en la negativa de su partido a un alza de los impuestos a los más ricos como pretenden los demócratas. "La discusión sobre los ingresos, para mí, terminó", dijo a la salida de la Casa Blanca. "Nos debemos concentrar en el problema de los gastos", agregó.

Desde 2011, cuando los conservadores tomaron el control de una parte del poder legislativo, Obama y sus adversarios se han enfrentado por la forma de buscar el equilibrio de las cuentas públicas con el fondo de un alza vertiginosa del endeudamiento de la primera economía mundial, actualmente de más de 1,6 billones de dólares.

A falta de un acuerdo, ambas partes han encontrado soluciones temporales. La idea, emitida a mediados de 2011 por la Casa Blanca y aceptada por los republicanos, fue la de poner en marcha recortes automáticos en los gastos y que fueran considerados demasiado dolorosos como para incitar a negociar una solución.

Obama aceptó el principio de los recortes en los gastos, pero exige que los más ricos paguen mayores impuestos, un requisito difícil de aceptar para los republicanos, que ya accedieron en enero a aumentar la carga fiscal de los estadounidenses con mayores ingresos.

El dispositivo que prevé esta medida de austeridad estipula que será Obama quien deberá comunicar formalmente a su administración antes de las 23H59 de la noche del viernes (04H59 GMT del sábado) el inicio de la reducción del gasto. El gobierno comenzará a enviar cartas a centenares de miles de funcionarios para prevenirlos de potenciales licenciamientos sin goce de sueldos.

Esta crisis debería adicionarse muy pronto a otra, aún más llena de amenazas: el financiamiento del Estado federal para los últimos meses del ejercicio 2013, que deberá ser objeto de un voto en el Congreso antes del 27 de marzo, y sin el cual los servicios públicos deberán cerrar pura y simplemente.
 

Temas relacionados