Ante los ojos de la OCDE

Si bien se recomendó garantizar la independencia del regulador e invertir en nuevas infraestructuras, el llamado ‘club de las buenas prácticas’ avaló los progresos del sector.

Según Diego Molano, ministro de las TIC, el país alcanzará los 28 millones de conexiones de banda ancha en 2018. / Gustavo Torrijos - El Espectador

En líneas generales, el resultado es positivo. Ese es el balance de la evaluación que por cerca de un año realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) al sector colombiano de telecomunicaciones, un paso más en el largo camino para que el país se convierta en miembro de pleno derecho del llamado ‘club de las buenas prácticas’, el cual podría culminar en 2016.

El estudio, que estuvo a cargo del Directorio para la Ciencia, la Tecnología y la Industria de la organización, y que consultó tanto a reguladores como a operadores, actores e inversionistas del sector, resaltó el marco regulatorio nacional, el mismo que ha permitido la expansión de los servicios y decisiones claves como la subasta de espectro del año pasado, que asignó frecuencias a seis operadores para que desplieguen redes de 4G en todo el territorio.

Sin embargo, aunque resaltó la voluntad política que ha permitido al Gobierno cumplir su meta de conseguir 8,8 millones de accesos de banda ancha para este año, la OCDE también señaló que la baja adopción de servicios fijos (del 14% para telefonía y 9% para banda ancha) puede ser un obstáculo para lograr metas a futuro.

“La banda ancha móvil necesita de infraestructura fija y este mercado no está teniendo un desempeño tan bueno como su contraparte móvil. Recomendamos pensar en una estrategia de redes de próxima generación”, señaló Anne Carblanc, directora de la División de Política Económica en el directorio de Ciencia, Tecnología e Industria de la OCDE, durante la presentación del informe.

Un aspecto que llamó bastante la atención para el organismo fue el de la regulación. Más allá de resaltar la alta concentración de Claro como actor dominante en telefonía móvil (con niveles del 60% frente al promedio de 42% de los 34 países de la OCDE), recomendó una autonomía plena para que la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) asuma su papel.

La propuesta implicaría que no solo asumiera funciones de regulación para todo el sector (hoy solo tiene a su cargo la formulación de medidas regulatorios), sino que absorbiera a otras entidades, como la Agencia Nacional del Espectro (ANE) y la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV), para que adquiera así poderes plenos en las decisiones sobre la industria televisiva y la asignación del espectro radioeléctrico.

La observación fue matizada por Diego Molano, ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, quien manifestó que primero se debe tener en cuenta el entorno institucional del país: “En nuestro caso, funciona mejor tener diferentes instituciones con un dinamismo claro. Un monstruo grande no permite capturar buen talento”. El funcionario aprovechó el momento para establecer la nueva meta de la cartera: completar 28 millones de conexiones de banda ancha para 2018.

Aunque en sus recomendaciones la OCDE formuló disminuir los tiempos de respuesta de las quejas de usuarios (hoy en 60 días hábiles), regular las altas tarifas de roaming internacional y garantizar medidas como la plena portabilidad numérica, en líneas generales aprueba las medidas tomadas para regular el sector. “Por el reporte, es muy claro que Colombia está haciendo la tarea. Es un país dinámico, tiene voluntad política y va por el camino indicado”, le dijo Carblanc a El Espectador.

Estas recomendaciones no tienen carácter vinculante y hacen parte de uno de los 24 temas, entre los que está el medio ambiente y la lucha contra la corrupción, que el organismo tendrá en cuenta al definir el rumbo de la candidatura colombiana.

 

 

[email protected]

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra